Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

5 razones para volver a ver «Cold Case» («Caso Abierto»)

El 28 de septiembre de 2003 la cadena CBS comenzaba a emitir el drama policial Cold Case (conocido en España como Caso Abierto) en el que el espectador seguía a la unidad de homicidios del Departamento de Policía de la ciudad de Filadelfia encargado de investigar los casos pendientes de resolución de años atrás encabezados por la detective Lilly Rush (Kathryn Morris). A pesar de que el 2 de mayo del 2010 se emitía el que sería el último episodio tras su cancelación después de 7 temporadas en antena, Cold Case puede premusir de ser una de las series policíacas más longevas de la cadena después de la franquicia de CSI. Actualmente, podéis disfrutar de las reposiciones de Cold Case en los canales Fox Life (por cable) y Divinity (TDT). Hoy os damos 5 razones para volver a revisitarla:

1. Serie policíaca con el sello Bruckheimer. Con 156 episodios repartidos durante 7 temporadas, la serie cuenta como productor ejecutivo de uno de los grandes nombres de las industria de Hollywood: Jerry Bruckheimer. Colaborador frecuente de Paramount, Touchtone y Walt Disney Pictures, el productor tiene en su currículum películas como Top Gun (1986), Black Hawk Down (2002), Pearl Harbor (2001), The Lone Ranger (2010), Armaggedon (1998) y las sagas de Bad Boys y Pirates of the Caribbean, entre muchas otras. Su incursión en la pequeña pantalla lo dará con una de las franquicias policíacas más relevantes de la televisión actual, CSI y sus respectivos derivados (Miami, New York, Las Vegas, Cyber…) Y le seguirán series como Miami Medical, The Forgotten, Hostages, Eleventh Hour, Close to Home o Without a Trace. Por supuesto, al tendencia de Bruckheimer a los blockbusterscy a las tramas con policias/abogados/médicos como protagonistas se mantiene durante toda su filmografía como productor ejecutivo y es señal de éxito asegurado. Al nombre de Bruckheimer se le tiene que añadir el de la creadora de la serie, Meredith Stiehm, guionista y productora en otras series como The Bridge y Homeland.

2. La temática. La estructura interna de los capítulos es muy sencilla: la investigación se centrará en un caso de asesinato ocurrido en el pasado y que, en su momento, quedó sin resolver. A partir de ahí, los detectives revisarán las pruebas, volverán a interrogar a los testigos y recolectarán nuevas pistas. Cada episodio alternará la investigación policial en el presente con los testimonios a modo de flashback, recomponiendo las piezas del puzle que acabará con la resolución del caso. El ritmo de la acción, los interesantes giros argumentales y el factor sorpresa jugarán una parte vital del proceso narrativo de la serie. Sin embargo, más allá de ser un drama policíaco con unas bases bastante procedimentales en su premisa inicial, Cold Case será, junto con Law & Order: SVU (NBC, 1999 – actualidad), una de las primeras series que criticará de manera abierta las temáticas y problemáticas latentes del s.XX y del s.XXI como el racismo, la homofobia, el machismo, la brutalidad policial, el terrorismo ecológico, el buying, las peleas entre bandas, etc; y, por supuesto, las vendettas personales de los asesinos, así como casos inspirados en hechos reales. Además, la serie no solo actuará como reflejo del contexto social y político determinado de cada una de las épocas donde se desarrollarán los casos – que oscilan desde la década de 1920 hasta los 2000 – sino también como parte de la cultura de la memoria desarrollada en el post 11S en la que se insite en no olvidar a las víctimas individuales de cualquier tipo de agresión.

009-cold-case-theredlist

3. Los personajes. Si bien en las primeras entregas la trama girará únicamente entorno a la resolución de cada uno de los respectivos casos sin adentrarse demasiado en la vida privada de los detectives de la unidad, la evolución de los personajes irá mostrándose con cuentagotas a medida que se van sucediendo las temporadas. Los backstories y las personalidades contradictorias de los personajes no solo afectarán a las relaciones personales con el resto de sus compañeros y a su vida privada, sino que la implicación emocional con algún que otro caso supondrá un peligro para su carrera profesional. El sorprendente desarrollo de la detective Rush a lo largo de la serie será una de los elementos a tener en cuenta, pasando de ser un personaje aparentemente plano y prototípico a tener un interés psicológico mucho más profundo de lo que se suponía en un principio. Además, por la serie han pasado actores y actrices ahora reconocidos en el mundo de la televisión de invitados especiales como Maggie Grace (Lost), Paul Wesley (The Vampire Diaries), Darren Criss (Glee), Zeljko Ivanek (Damages), Christina Hendricks (Mad Men), Bobby Cannavale (Boardwalk Empire), Justin Chambers y Sarah Drew (Grey’s Anatomy) y, en el comienzo de sus carreras, grandes nombres de la gran pantalla como Shailene Woodley, Melissa Leo y Jennifer Lawrence.

4. La estética. Además de tener una de las cabeceras más intensas y reconocibles de la última década, Cold Case combina a la perfección el estilo convencional de los seriales filmados en single camera (es decir, con una sola unidad de rodaje) con una forma visual muy elaborada en los flashbacks – donde se desarrollan gran parte de las tramas – dependiendo de la época en donde tenga lugar el pasado. Así, disfrutaremos de una puesta en escena pensada para cada uno de los episodios; eso sí, siempre con una estética sórdida y rodeada de un halo de misterio.

5. El formato. Contando con una media de 23 episodios de unos 40-45 mins por temporada, Cold Case es una serie de formato episódico procedimental. Por tanto, como pasará con producciones parecidas como CSI, NCIS, Law & Order, Bones o The Mentalist, cada episodio tendrá una trama independiente una de la otra – más allá de las relaciones entre personajes. Así que, el espectador puede (re)engancharse en cualquier momento a lo largo de la serie sin perder el hilo de los argumentos ni de la premisa principal de la misma. Si os gustan cualquiera de las series mencionadas anteriormente, seguro que Cold Case os acabará atrapando.

 751 total views,  2 views today

 

One thought on “5 razones para volver a ver «Cold Case» («Caso Abierto»)

  1. La verdad es que son muy buenas razones para volver a verla o empezarla.

    Normalmente no me gustan demasiado las series policíacas porque se me acaban haciendo repetitivas pero Caso Abierto tiene su encanto por cómo se desarrollan los episodios. Es de esas que aunque hayas visto el mismo capítulo dos o tres veces, no te importa verlo una vez más porque te engancha de todas maneras.

     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *