Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Thomas Shelby, el jefe del clan de los “Peaky Blinders” (BBC, 2013-2022)

El inquebrantable Thomas Shelby

Si bien en el blog se trató la primera y segunda temporada de la serie, el personaje de Thomas Shelby bien precisaba un detenimiento específico, tras el reciente estreno de la sexta (y, al parecer, última) temporada. Jefe del clan de los Peaky Blinders, Thomas se retrata con un perfil psicológico bien definido como personaje: autoritario, determinado, avaricioso y entregado a sus causas lucrativas más que a su propia familia. Estas serían algunas de las características atribuibles al protagonista el cual, a lo largo de las seis temporadas, ha visto peligrar su vida en cuantiosas ocasiones. 

El origen gitano de Thomas marca sus rasgos, también, supersticiosos en los diferentes pasos de su carrera y resulta revelador el desarrollo argumental del personaje quien, más allá de un determinismo étnico, se permite la ascensión social de él y de toda su familia: de vivir en los “Caminos”, una vida nómada a vivir en mansiones y palacios hasta ser político con escaño parlamentario y compartir mesa con los miembros del Gobierno británico y estadounidense y marcar las rutas del propio futuro de la humanidad.

La ambición se rompe por una avaricia codiciosa que arrastra al personaje y a su familia a una dependencia extrema de los éxitos de los propios negocios, a cada cual, ilegal y poco ético. La banda gángster de Birmingham (la cual existió en la realidad alrededor del 1850, aunque la serie de Steven Knight se sitúa tras la Primera Guerra Mundial), si bien en sus inicios con el abuelo y el padre de Thomas Shelby se centraba en los robos, asaltos, apuestas ilegales, actos vandálicos y crímenes con violencia de manera indiscriminada sin un orden u organización, cambia por el proyecto más estructurado de Thomas Shelby. Si bien la fuerza, la picardía y la superstición formaban parte de la estirpe Shelby, será con Thomas con quien el clan adopte una organización firme, unos proyectos más ambiciosos y con un atuendo impoluto y un cigarro en mano. 

La pistola como herramienta de trabajo para Thomas Shelby

Billie Kimber fue el gánster de los “Birmingham Boys” y en el que se inspira el personaje de Thomas Shelby el cual también sirvió en la guerra y acaba convirtiéndose en un héroe. El contacto, exposición y cercanía con la muerte son notorias en ambos casos: en tanto que han visto personas morir a su alrededor, compañeros y también familiares y amigos, han desarrollado una crudeza en su personalidad. Otro punto de conexión entre ambos personajes es la muerte de una de sus hijas que, en el caso de Kimber, murió en extrañas circunstancias y en el caso de Thomas, por tuberculosis.

No podemos tampoco olvidarnos de los códigos de indumentaria de los Shelby ya que no resulta un mero accesorio. La vestimenta no solamente muestra la pertenencia al clan Shelby sino que tiene un razón de ser que juega, además, con el nombre del propio clan. Con traje gris industrial, reloj de bolsillo y una visera que lleva un espacio oculto en el que se sitúa una pequeña navaja, también funciona como método de encubrimiento para que no se reconociera su identidad y, por tanto, para camuflarse de manera más estratégica y escurridiza de las autoridades, las cuales, acaban teniendo un trato de favor con los Shelby.

Thomas Shelby y su futuro heredero

Es inevitable relacionar a Thomas Shelby con James Darmody (Boardwalk Empire, 2010-2014), héroe del clan del Atlantic City, aunque Thomas, pese a ser igual de imprevisible, no es tan impulsivo, es más maduro, inteligente, perspicaz y capaz de trazar planes a medio-largo plazo. Sumado a ello, es una encarnación de la astucia pero también la dureza, la crueldad, la violencia tras su mirada cristalina, su principal fuente de carisma y se mueve de manera fluida en el caos. Su “tótem” es Polly Gray, su gran consejera y tía a quien pierde en la quinta temporada el único referente maternal que disponía. Fruto de su fallecimiento, Thomas queda desamparado y, tras múltiples desgracias y pérdidas decide apartar de su vida el whisky y el opio, aunque no será suficiente para que su orden de prioridades cambie, especialmente, cuando su hija empieza a enfermar. 

Nadie detiene a Thomas Shelby, ni la enfermedad ni la muerte ni la familia, pese a las supuestas maldiciones desde su nacimiento. El personaje nace en el lodo, cae en el lodo y resurge en el lodo. Pese a que hace objetivamente lo posible para salvar a su hija, no pasa tiempo con ella antes de morir sino que busca un remedio en los “caminos” a mano de curanderos que no tienen muchas razones tampoco para ayudarle pues, si algo es capaz de crear Thomas Shelby es animadversión y enemigos allá donde pasa. Odio y admiración a partes iguales son las razones por las que el enigmático personaje deja boquiabierto al público, en una reciente estrenada sexta temporada en la que es capaz, incluso, de intentar negociar con Oswald Mostley, fundador de la Unión Británica de Fascista que colorean la serie de aquello que va a acontecer a nivel global.

 145 total views,  5 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.