Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Todo está conectado: «init_5.fve» (recap 9)

Iniciamos ya la recta final de esta segunda temporada de Mr. Robot que acaba (si las informaciones no son contradictorias ya que hay una discrepancia entre páginas oficiales y la de consulta masiva como es imdb entre otras) en apenas tres capítulos. Ciertamente la temporada ha tenido altibajos y un alargamiento  – desde nuestro punto de vista claro está- excesivo de la lucha entre Elliot y su padre por una parte, así como de una ralentización de las historias de los personajes femeninos con los paradigmas de Darlene y, especialmente, de Joanna Wellick por otra. Mientras la primera finalizaba con la soprendente revelación de que Elliot estaba en la cárcel, la segunda arrancaba por fin con la toma del control de la Fsociety por parte de Darlene.

En los primeros minutos del episodio de esta semana nos enteramos más que rápidamente del motivo por el que el joven Alderson está detenido (el hackeo al novio de su psiquiatra), asistimos al resultado del juicio que le condena a la cárcel y, finalmente, al encuentro con Leon y la presentación de los personajes que habitan en la cárcel. Personajes que conocemos desde el primer episodio de la temporada y a los que hemos visto en acción hasta hace bien poco. Y aquí encontramos ya la primera conexión, la más lógica: la continuidad entre temporadas.

Sin embargo también esta conexión nos sugiere más de una pregunta: ¿realmente era necesario dedicar tantos episodios antes de que el espectador supiera del encarcelamiento de Elliot?, ¿debían ser tan brutales narrativamente hablando el salto temporal y el desarrollo del personaje?, ¿es la brutalidad de esa fórmula de mind-game narrative un riesgo magistral o es algo fortuito y la maestría la construyen las audiencias?, ¿se quería combinar al mismo tiempo la disección de la personalidad de Elliot y su lucha interna con una traslación de su lucha externa con el resto de los personajes de los episodios?, ¿o se quería realizar un experimento de tal manera que, a través de los clichés del género carcelario, se estableciera una nueva manera de contarlo?, ¿o que sea una muy buena descripción de que la separación entre la realidad y la locura es también social, no solo es privativa de Elliot?, ¿o que el microcosmos carcelario violento es el reflejo del mundo en el que vivimos?… Todas ellas van a tener respuestas ambiguas o, simplemente, no tenerlas pero sí sugerirlas, o quizás todo lo contrario. Justamente por esto, Mr. Robot es una serie absolutamente perturbadora.

11409930_tv-review-mr-robot-season-2-episode_d6621fce_m
Elliot Alderson en la cárcel

Al rápido repaso a personajes, lugares y situaciones ya vividas por los espectadores aunque filtradas por la mente de Elliot seguirá su reinicio y, por tanto, su incorporación al mundo tal como lo dejó en el momento de ser encarcelado: la reiterativa relación con su divided self  que cada vez se difumina más de tal manera que se está dejando traslucir una simbiosis entre ambos en la que predomina la personalidad de Mr. Robot sobre la de Elliot (dejando, con toda probabilidad, una línea abierta para la tercera temporada); su necesaria presencia en la Fsociety y los acontecimientos del 5/9 que se le han ido de las manos a Darlene; y, especialmente, del reencuentro entre Elliot y Whiterose como jefa de la Dark Army (que dará lugar a una magnífica interpretación  de B.D.Wong), un reencuentro protagonizado, por otra parte, por personajes con personalidades más que desdobladas. Porque Elliot no es el único en esta serie. Nuevas conexiones, pues, entre ambas temporadas.

Sin embargo, lo que más nos llama la atención en el episodio es la concreción de la conspiranoia  y de la idea de riesgo entendidos canónicamente; es decir, como la existencia de unos poderes ocultos habitualmente corporativos que manejan los hilos de la economía y del pensamiento con la intención del control social y/o el control planetario. Claro está que esta definición, que  puede dar lugar a una gran cantidad de argumentos posibles y de géneros muy distintos habitualmente concentrados en el techno-thriller y en la ciencia ficción pura o contemporaneizada, va a tener un tratamiento muy distinto en Mr. Robot en la que los esquemas mencionados son simplemente trazos cuyo contenido se deja a la imaginación del espectador. Porque sabemos los resultados, pero no sabemos el proceso por el que se ha llegado a los mismos.

mr-robot-season-2-episode-9-639x336
Angela Moss, perseguida de cerca por Dom Dipierro

Lo hemos ido viendo en las acciones de Darlene y su equipo, absolutamente perdido sin Elliot y con un asesinato a sus espaldas, y lo veremos de manera más que interesante en el cerco de Angela Moss por Dom Dipierro y su constatación de que todos los casos que investiga y que alcanzan a las dos temporadas están conectados. Sin embargo, los momentos más reveladores e interesantes van a estar protagonizados por el ministro Zheng y Phillip Price (en una repetición del final de la primera temporada) con la confesión incluida de control global por parte del primero y saberse un mercenario que construye el caos y quiere dominarlo por parte del segundo; así como por Whiterose y su hombre de confianza ante la tumba del antiguo director de E-Corp Lester Moore, muerto en un accidente de aviación en el que seguramente está implicada (de nuevo la primera temporada). Mientras sabemos que China quiere el control global, nada sabemos de las verdaderas intenciones de la Dark Army.

Faltan, como hemos comentado, tres capítulos y todo ya está conectado. Incluso la historia de Tyrell Wellick. Veremos cómo sigue Mr. Robot en lo que queda de temporada.

Lo mejor: sin duda las interpretaciones de Grace Gummer y B.D.Wong.

Lo peor: la sensación de no saber a veces si estás ante un experimento narrativo espectacular  o ante una reiteración de esquemas. Aunque este sea uno de los valores de la serie.

Lo más destacable: que a pesar de los altibajos de la temporada, este episodio consigue conectarlo todo o casi todo.

 1,030 total views,  1 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *