Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

5 razones para jugar (o no) a «Cyberpunk 2077» (CD Projekt RED, 2020)

Tras el éxito cosechado con The Witcher 3: Wild Hunt (2015), CD Projekt Red decidió embarcarse en la creación de un RPG que adaptara el universo del juego de rol de mesa Cyberpunk (Mike Pondsmith), cuya primera edición se publicó en 1988. En Cyberpunk 2077 (CD Projekt Red, 2020) el jugador toma el control de V — Valerie/Vincent según el sexo elegido —, un mercenario de Night City que tras un trabajo para un fixer (la persona que concierta trabajos para mercenarios) termina con un constructo de personalidad implantado en la cabeza que comienza un proceso de sustitución de su conciencia. Este hecho empuja a V a buscar ayuda y desencadenará la búsqueda de una cura que se erige como el motor narrativo del juego.

El lanzamiento de Cyberpunk 2077 estuvo plagado de errores y problemas técnicos que lastraron al juego y despertó las críticas de prensa especializada y jugadores, que se centraron, sobre todo, en el estado inacabado del juego en su momento de salida, la falta de algunos de los elementos lúdicos (sobre todo mecánicas) prometidos durante el desarrollo y su bajo rendimiento en consolas. A su vez, se criticó que los componentes ciberpunk del juego se encuentran de manera muy dispersa en los elementos lúdicos del juego, si bien la construcción narrativa y del gameworld hacen hincapié en elementos propios del género como es la descripción de un conflicto entre la sociedad y las megacorporaciones en un futuro relativamente cercano (año 2077) y distópico donde las ansiedades por el (mal) uso de la tecnología y la condición humana forman parte central del argumento.

En este post queremos presentar los cinco motivos por los que jugar a Cyberpunk 2077 puede ser una buena idea sin obviar los puntos controvertidos de su lanzamiento, desarrollo y diseño y que se pueden resumir en una falta de profundidad ludonarrativa y un exceso de promesas por parte del desarrollador.

 

1. Buena aplicación del marco ciberpunk a través del espacio. Probablemente el aspecto visual de Cyberpunk 2077 sea uno de sus aspectos más fuertes, y si bien es cierto que la calidad gráfica que no va acompañada de una buena jugabilidad es más efectista que útil, en el caso de Cyberpunk 2077 este apartado gráfico es especialmente potente en la construcción de la ciudad, Night City. La ciudad se erige como epicentro de todos los elementos ciberpunk presentes en el juego, algo que refuerza la idea de lo urbano como una de las características definitorias del género. En sus diferentes distritos podemos observar la brecha entre ricos y pobres, el impacto de las corporaciones sobre la vida cotidiana, la desesperanza generalizada y el contraste entre el uso de alta tecnología (resultado de una sociedad hipertecnológica) y la pobreza extrema (gracias al rígido control que las megacorporaciones ejercen sobre la población y la nula capacidad gubernamental para revertir la situación). Navegar por Night City, especialmente a pie, es entrar de lleno en un mundo que exacerba de manera notable los miedos y angustias que empiezan a estar presentes en nuestro día a día: el mal uso de la tecnología, los errores fatales creados por inteligencias artificiales defectuosas (coches que se conducen solos que provocan accidentes y muertes o el hacking como arma, por ejemplo), etc.

Night City
La ciudad es, indudablemente, uno de los protagonistas de Cyberpunk 2077

En Night City controlamos a V, una persona tremendamente normal y anónima que intenta sobrevivir trabajando como mercenario y cuyo objetivo es convertirse en una leyenda de la ciudad (hasta que su vida se tuerce), en medio de una ciudad llena de criminalidad y bandas que hacen el trabajo sucio de las megacorporaciones. No obstante, esta última parte está implementada en el marco narrativo, pero no guarda relación con el diseño lúdico: el jugador no puede aceptar misiones de diferentes bandas, ayudar a una no crea enemistad con otra, etc. Así, la ciudad se convierte en un marco, una especie de set cinematográfico en el que los NPC forman parte del decorado y, aunque esto parezca un punto negativo — porque no cumple con las expectativas generadas por el desarrollador de crear un entorno más vivo que simule la realidad de un modo más fiel —, realmente es lo que construye el juego en sí mismo: sin este espacio Cyberpunk 2077 no sería ciberpunk. El modo foto del juego es una buena adición, que nos permite como jugadores explorar este espacio desde múltiples perspectivas y tomar imágenes de la ciudad y los personajes que la habitan.

Estéticamente, las influencias de trabajos cinematográficos del género ciberpunk como Blade Runner (Ridley Scott, 1982), Ghost In The Shell (Oshii Mamoru, 1995) o The Matrix (Wachowski & Wachoswski, 1999) son evidentes, aunque CD Projekt RED consigue que su ciudad tenga carácter propio. El hecho de que sea un videojuego RPG de mundo abierto permite también que la ambientación no sea tan oscura como ocurre en el género fílmico.

 

Jig Jig Street
El espacio en Cyberpunk toma referencias de los clásicos del género

2. La historia principal. En Cyberpunk 2077 tenemos dos tipos preeminentes de misiones (principales y secundarias). Las misiones principales se estructuran en un prólogo, tres actos y un epílogo, así como un interludio entre el primer acto y el segundo. En el prólogo encontraremos las misiones que presentan nuestro personaje y trasfondo (y dependen de lo que hayamos elegido en la pantalla de creación de personaje) y dos misiones a modo de tutorial que sirven para enseñar al jugador las mecánicas y dinámicas del juego. A partir de ahí, la historia principal comienza con un trabajo fallido y con la implantación de un constructo de personalidad en la mente de V que tratará de sustituir la que ya existe en el cerebro de nuestro personaje jugable. La línea de misiones, por tanto, se centrará en los esfuerzos del jugador por curar esta condición, lo que situará a nuestro personaje en múltiples escenarios en los que conoceremos a muchos personajes y tendremos que lidiar con situaciones peliagudas. Aunque las misiones secundarias son también interesantes, y algunas de ellas se cruzan con las misiones principales, la trama principal de misiones constituye el hilo narrativo principal, que es otro de los grandes elementos ciberpunk del juego.

Si bien las decisiones que puede tomar el jugador y las opciones que llevarán a un final u otro con hasta cuatro posibilidades — que se dan, sobre todo, en el tercer acto con opciones de diálogo — son limitadas, la historia principal es el motor que hace avanzar todo lo demás. Con ella accederemos a nuevos personajes con los que interactuar, y a su vez ayudará a mostrar todos los elementos ciberpunk del juego a través de la navegación del espacio y, en menor medida, la interacción con los personajes secundarios, que son otro gran punto fuerte del juego. Cyberpunk 2077 puede no ser lo que se anticipó en su momento en cuanto a sus características, y no otorga tanta libertad de elección como ofrecían otros títulos de la compañía, pero los elementos narrativos del juego siguen siendo muy interesantes y son capaces de mantener la atención del jugador a lo largo de toda la partida.

main_quest
La historia nos meterá de lleno en un conflicto con la megacorporación Arasaka y uno de sus artefactos más dañinos jamás creados.

3. Los personajes. Si bien la ciudad no está tan viva como anticipó el desarrollador y funciona más como un set (y muestra la capacidad de CD Projekt Red para crear un gameworld excelso y con un lore muy bien trabajado); la historia principal — que hemos tratado en el punto anterior — y los personajes son dos elementos destacados de Cyberpunk 2077. Estos personajes, aunque pecan de ser algo genéricos dentro del género ciberpunk hasta el punto de estar casi estereotipados, están muy bien escritos y ejecutados por parte de todos los actores implicados. La actuación de Keanu Reeves como Johnny Silverhand, cuyo personaje funciona como llamada a la acción y es parte intrínseca del argumento principal, aunque no se traduce en elementos significativos de gameplay, y la escritura del personaje son un gran aliciente para Cyberpunk 2077, pero no es el único personaje destacado.

Desde el optimismo y calidez de Jackie Welles hasta la rebeldía ciberpunki de Johnny Silverhand, pasando por la inteligencia artificial de Delamain y la sublevación de alguno de sus componentes (o subrutinas), hasta la complejidad de Judy Álvarez y la carga emocional de sus misiones asociadas, Cyberpunk 2077 es excelso en sus personajes y sus misiones secundarias funcionan muy bien, a pesar de que en sí mismas no son especialmente originales. Por ejemplo, un policía recto en un cuerpo corrupto que necesita ayuda para resolver un caso de asesinatos en serie; restablecer (o no) los parámetros de funcionamiento de una inteligencia artificial descontrolada; ayudar o no a un candidato a la alcaldía de la ciudad cuya mente está siendo controlada y su personalidad cambiada, etc. Aunque estas misiones no son especialmente novedosas en un mundo ciberpunk, su construcción a través de los personajes y la relación que V mantiene con ellos las hacen brillar e invitan a querer indagar más en sus vidas, en la relación que mantienen con nuestro avatar y a explorar su línea de quests.

Silverhand
Johnny Silverhand, su historia y su interacción con el avatar son un gran aliciente de Cyberpunk 2077

Cabe decir, no obstante, que, aunque en estas misiones tengamos un poder de elección aparente (podemos elegir si ayudar o no a alguno de estos personajes) las consecuencias de hacerlo o no únicamente son relevantes para las recompensas de la quest asociada. En ese sentido, Cyberpunk 2077 sigue la estela de The Witcher 3: Wild Hunt, pero mientras que en este último las decisiones en misiones secundarias podían tener impacto en el desarrollo de eventos posteriores, en Cyberpunk 2077 su impacto posterior es prácticamente nulo o meramente testimonial.

Los elementos ciberpunk del juego parecen funcionar más como un escaparate que como una llamada a la acción, pero los personajes de Cyberpunk 2077 son profundos y la relación entre ellos y V parece establecerse de manera orgánica. Sin entrar en spoilers, la relación entre Johnny Silverhand (Keanu Reeves) y V es uno de los elementos más destacables, con Johnny Silverhand siendo uno de los componentes más ciberpunk del juego y es la voz de la conciencia que pretende generar inquietud y desasosiego en el jugador a través de las diferentes situaciones que encontramos durante la partida, si bien en auténtica manera ciberpunk, el jugador poco puede hacer para realmente resolver los problemas y cambiar el mundo que le rodea.

4. Diferentes aproximaciones a los retos. Si bien el sistema de toma de decisiones es poco relevante más allá de la línea de misiones principal, el diseño del juego nos permite afrontar los retos lúdicos de maneras muy diversas, en algunos casos incluso creativas. De este modo, podemos utilizar diferentes herramientas según la clase que hayamos decidido asignar a nuestro personaje ya que este sistema de elección en Cyberpunk 2077 no es rígido (puede ser “Netrunner”, un hacker; “Solo”, especializado en combate; “Techie”, de altas capacidades tecnológicas para modificar armas, armaduras, etc). Esto implica que podemos acercarnos a los retos de manera sigilosa o cargar contra nuestros enemigos de manera más directa, ya sea con armas a distancia, cuerpo a cuerpo o con hacks que nos permitan dañar a los enemigos o aplicarles estados. Del mismo modo, podemos utilizar diferentes elementos del espacio para evitar el combate, despistar enemigos, dañarlos, etc. En ese sentido, Cyberpunk 2077 es muy entretenido, a pesar de que no se hayan implementado algunos elementos que se mostraron al público antes de su lanzamiento y a pesar de no ser un juego de gran dificultad mecánica.

Así, el jugador podrá elegir si su personaje utiliza muchas modificaciones corporales que le permitirán recibir menos daño, obtener posiciones de ventaja, apuntado automático, etc. o si utilizará un personaje sin apenas modificaciones. También podrá elegir qué armas utilizar y de qué tipo (balísticas, que permiten hacer rebotar las balas en superficies, o tecnológicas, que permite sortear obstáculos con el disparo). Del mismo modo, es posible completar el juego sin matar a nadie (utilizando, por ejemplo, armas no letales, hacks para dejar inconscientes a los enemigos o, incluso, implantes que convierten cualquier arma usada por el jugador en un arma incapaz de matar). A pesar de que el sistema de hacking no es tan completo como se intuía en un principio, y a pesar de que el combate tipo shooter no es nada especialmente novedoso, los elementos RPG implementados desde el diseño del juego permiten que estas aproximaciones a los retos se den de manera orgánica y no parezcan forzadas en el diseño.

modificaciones
Las modificaciones corporales son una constante en Cyberpunk 2077, aunque el jugador puede limitar las suyas.

5. El potencial. El lanzamiento de Cyberpunk 2077 estuvo plagado de errores y problemas técnicos que lastraron al juego y, a pesar de que este puede llegar a ser muy disfrutable, también despertó las críticas de prensa especializada y jugadores. Como ya hemos comentado en líneas anteriores, el rendimiento en algunas plataformas, la reputación del estudio, las expectativas generadas y la presión de los inversores propiciaron un lanzamiento prematuro de un juego que no estaba preparado para salir al público.

Cyberpunk 2077 peca de no ser el juego prometido por CD Projekt Red, lo cual le ha llevado a recibir merecidas críticas. No obstante, también se puede apreciar que, si rascamos más allá de la superficie y también más allá de las expectativas generadas por The Witcher 3: Wild Huntque pesan como una losa sobre Cyberpunk —, tenemos que el videojuego ofrece una experiencia muy disfrutable.

Ciertamente, en Cyberpunk 2077 se puede apreciar que las prisas por publicar el juego implican problemas técnicos y el recorte de todo contenido que no sea esencial para el desarrollo de la trama principal. En cualquier caso, es lícito también resaltar el potencial lúdico y narrativo de Cyberpunk 2077. Si bien no cumplió con las expectativas puestas sobre él, es un juego puede ser reconducido. Teniendo en cuenta que es una tendencia habitual en la industria el hecho de actualizar y parchear los juegos; es bastante posible dotar de nuevas funcionalidades y contenido también a Cyberpunk. De hecho, los problemas técnicos que presentaba el juego se han ido solventando a través de parches. En ese sentido, se esperan expansiones para el contenido de Cyberpunk 2077 en los próximos meses y años.

Asimismo, y como ocurre en otros títulos, la comunidad modder puede ofrecer mejoras de rendimiento, contenido adicional y mejoras (visuales y ludonarrativas) allí donde los desarrolladores no puedan llegar. Hoy en día ya se pueden instalar cientos de mods que cubren algunas de las funciones ya especificadas y otras como por ejemplo la inclusión de coches voladores, drones compañeros o una renovación del sistema de hacking que ofrece el juego. Desde este punto de vista, el juego ofrece mucha customización y un gran potencial tanto para los desarrolladores como para la comunidad.

 119 total views,  1 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.