Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

5 razones para ver «Mrs Fletcher» (HBO, 2019)

A finales del 2019 se estrenó la miniserie Mrs Fletcher, una de las apuestas del canal HBO en su parrilla de comedia. Siendo una adaptación de la novela homónima de Tom Perrotta – co-creador de la exitosa serie de ciencia ficción The Leftovers -, la serie narra las vicisitudes de Eve Fletcher, una mujer divorciada que sufre una fuerte crisis existencial justo después de que su hijo comience la universidad. Escrita en su integridad por el propio Perrotta, hoy os damos 5 razones para ver esta interesante miniserie:

1. Kathryn Hahn. Aunque no es mi costumbre recomendar una serie por un intérprete, en esta ocasión me veo obligada a hacerlo. Primeramente porque no hubiera conocido la miniserie de no ser por su protagonista y, segundo, porque considero que Kathryn Hahn es unas de las actrices más infravaloradas de la industria. Con una larga trayectoria a sus espaldas, Hahn se ha pasado la mayor parte de su carrera realizando papeles secundarios en producciones con poca trascendencia como Crossing Jordan, Somos los Miller, Malas madres o Cómo perder a un chico en 10 días. Sin embargo, la capacidad de Hahn de ser una auténtica roba escenas la ha convertido en una actriz muy constante y querida. Una secundaria imprescindible (de esos intérpretes que los has visto por todo pero que no conoces su nombre) que ha encontrado su renacer profesional en los últimos años demostrando que puede sostener un rol protagonista con creces. Un resurgir que va más allá de la comedia aceptando personajes complejos envueltos en conflictos que tratan temáticas tabú y en los que Hahn muestra ningún tipo de vanidad al representarlos. Desde cintas  como Afternoon Delight o Private Life hasta series como I Love Dick y Mrs Fletcher, Kathryn Hahn consigue combinar el lado excéntrico de los personajes con su parte vulnerable y cálida. En definitiva, una de las actrices actuales que transmite más cercanía y que engrandece los proyectos en los que participa.

Kathryn Hahn de vida a Mrs Fletcher, un personaje hecho a medida para la actriz

2. La búsqueda identitaria de Mrs Fletcher. La premisa de la miniserie comienza con el concepto de nido vacío donde el abandono del hogar de los hijos inicia una crisis existencial en los padres. Una etapa vital de cambio que afecta a Eve (Kathryn Hahn) y a su hijo Brendan (Jackson White) de manera diferente. Así, la serie sigue las lineas argumentales de los dos personajes y su búsqueda por encontrar una independencia en sus nuevas fases de vida. Así, cada episodio es una toma de consciencia sobre sus cualidades, inseguridades, limitaciones y carencias emocionales a las que ambos tendrán que poner remedio. Un cambio de roles que pasan de la responsabilidad y madurez de Brendan a la libertad y desahogo de Eve. 

3. El placer femenino y la re-educación sexual. El sexo se ha convertido en unas de las temáticas tabú más exploradas en los últimos años dentro de la ficción televisiva. La conversación sobre la sexualidad siempre ha sido relevante dentro del cine y la televisión, ya sea hacia la búsqueda de la identidad sexual o por cómo el sexo se representa en los medios. Algo que trae serios quebraderos de cabeza a creadores por el ataque a sus contenidos y a los intérpretes por los juicios hacia su cuerpo. Mrs Fletcher es una miniserie que pone en el centro el deseo femenino y los valores de la re-educación sexual en los jóvenes. Mientras lo primero afecta a Eve como parte de su reinvención personal para entender mejor su cuerpo y su propio placer, lo segundo interpela en la toma de consciencia sobre cómo los adolescentes entienden el sexo a través de la narrativa de Brendan. Dos caras del sexo en diferentes etapas vitales que se desarrollan a partir de micro situaciones que hacen crecer a los personajes donde se reflexiona acerca del porno, el cuerpo, el amor y de la linea entre la fantasía y el consentimiento. Además, la miniserie se añade a la lista de ficciones como Girls, Masters of Sex, Sex and the City, Euphoria o Sex Education que ponen en escena el sexo sin ningún tipo de tapujo, pero sin explotarlo de forma vulgar ni obscena.

Brendan es un ejemplo de la masculinidad hegemónica en un entorno universitario plural e intolerante a ciertos comportamientos

4. El formato y su propuesta cíclica. Uno de los alicientes de la miniserie es su duración y la exposición narrativa de los temas que propone. Con 7 episodios de 30 minutos, la trama no necesita más tiempo para contar una historia sencilla y eficaz en su mensaje. Tom Perrotta es lo suficientemente hábil para construir a una protagonista interesante y contradictoria y reflexionar acerca de temáticas de relevancia social y la desconexión generacional materno-filial en un formato de corta duración sin pretensiones de continuar en una segunda entrega. Precisamente, su conclusión es uno de los elementos que me resultan más satisfactorios con una narración cíclica que añade más profundidad e incógnitas a la trama incitando a que el espectador saque sus propias conclusiones.

5. La honestidad de su conjunto. A pesar de que Mrs Fletcher es imperfecta, la serie tiene una gran calidad humana con unos personajes cercanos y empáticos a través de la construcción de un universo ficcional muy cohesionado – desde los protagonistas a las subtramas de los diversos personajes secundarios – y un tono que se mueve de forma orgánica entre lo alocado, lo optimista y lo melancólico. Mrs Fletcher es un buen ejemplo de que no es necesario una macro estructura de personajes ni unos conflictos trágicos para hacer una historia atractiva y compleja. Además de mostrar que nunca es tarde para aprender de nuestros errores y probar cosas nuevas.

 1,184 total views,  2 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *