RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Cinco razones para ver «It» (2017)

Cuando varios niños comienzan a desaparecer en la ciudad de Derry (Maine), un grupo de prepubescentes se enfrentan al malvado Pennywise, cuya historia de asesinatos y violencia se remonta siglos atrás. La película, basada en la novela homónima de Stephen King (1986), gira en torno a nuestros mayores temores de infancia en un tropo bildungsromaniano que no deja indiferente a la primera generación millennial de los años ochenta. Si todavía no la has visto porque te dan miedo las películas de terror, aquí van cinco razones para que te recuestes en tu sofá con unas palomitas y no te la pierdas:

it2

It, la telemovie (1990)

It no es otra película de terror al uso. Si bien la telemovie con John Ritter y Tim Curry (ABC, 1990) sigue todavía en el imaginario colectivo de toda una generación, la versión para la gran pantalla (2017) produce mucha más congoja gracias a una estética ochentera (Stranger Things) con toques del género muy bien producidos. Pero no queremos engañar a nadie. Hoy en día resulta bastante complicado asustarse con una película de terror cuando los medios de comunicación no dejan de bombardearnos con todo tipo de escenas macabras a la hora de comer. It quizás no producirá miedo a las nuevas generaciones de millennials nacidos en la década de los noventa y el nuevo siglo, pero de lo que no cabe duda es que la atmósfera conseguida en este primer largometraje, y la interpretación de Bill Skarsgård como payaso killer, logra revivir los miedos infantiles de la generación que vió nacer este proyecto narrativo.

it0

La fiebre de los ochenta y su estética (Stranger ThingsLos Goonies)

Rescata cuestiones ideológicas más profundas de lo que parece. La película, ambientada en los años ochenta, en plena fiebre del Sida, entronca con cuestiones candentes como la germofobia o el mismo virus del VIH. Sin dar muchos datos, en la escena final de la película, el club de los perdedores ritualizan su paso a la madurez con un pacto de sangre. En sí misma, It se erige como todo un tratado en torno al miedo, a la enfermedad y a la muerte. Otros aspectos más controvertidos de la novela de King, como la orgía adolescente que tiene lugar al final del libro, no son elevados a la gran pantalla.

it4

El club de los perdedores (It, 2017)

La estética ochentera “mola mazo”. Desde la banda sonora a cargo de The Cure, o Wire, que nos teletransporta a esa década o el toque “Spielberg” (E.T. o Los Goonies) no resultan baladíes. Productores y director (Andy Muschietti) son conscientes del público objetivo de su película. Este auge nostálgico tiene una sencilla explicación: los mayores consumidores de cultura popular llevada a la gran y pequeña pantallas nacimos en esa década. No debe sorprender por tanto que Netflix haya apostado por una producción como Stranger Things o que la Marvel recupere Guardianes de la galaxia (2014, 2017). ¿Quién no se identifica con Peter Quill y su walkman, que contiene la banda sonora de gran parte de nuestras vidas?

it3

Nostalgia ochentera en Guardianes de la Galaxia

¿Por qué esta película resulta un éxito? Su elenco. Reúne a un gran reparto de jóvenes actores que encajan perfectamente en cada rol. La gran sorpresa del largometraje es sin embargo Skarsgard. Con poco guión y una sonrisa terroríficamente expresiva, su interpretación de Pennywise está a la altura de un gran Hannibal Lecter cósmico. Como contrapunto, sin embargo, para algunos resulta una adaptación demasiado lenta, quizás porque esta entrega únicamente narra la primera parte de la novela. Alargar en varias producciones la historia de King puede pasarle factura al guión y a su segunda parte. No obstante, tendremos que esperar un tiempo para poder juzgarlo, pero no podrás formarte una opinión si no le das una oportunidad. Así que ahora que llega el invierno, no lo dejes pasar y dedícale a tu infancia una noche viendo It.

Más conocido por su rostro de Jonathan Byers en la serie Stranger Things por el
La nostalgia de los años 80 ha calado bien hondo en la cultura popular actual.
Hemos de confesarlo: pocos son los posts que le hemos dedicado a Stranger Things, el
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *