Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

“Detrás de sus ojos” (Netflix, 2020): un thriller psicológico y sus viajes astrales

Netflix apuesta por un thriller psicológico que parte de una premisa narrativa conocida: el desencanto de un matrimonio (David y Adele) que se ha dejado llevar por la rutina, aunque pronto nos empezará a ofrecer indicios para entender qué se esconde tras esta unión. Pronto empezarán los problemas al mudarse y empezar a compartir oficina con Louise, su nueva asistente en la oficina donde trabaja con David como psiquiatra. La tensión sexual aparece entre ellos y, poco después, Adele, quien está medicada por su propio marido y psiquiatra y apenas sale de casa por estar sometida a un férreo control que resulta obsesivo, sale de casa y tropieza accidentalmente con Louise. A partir de ese momento empieza una amistad que quizá no ha sido casual, pues Adele esconde detrás de sus ojos, un secreto que solamente comparte con Rob, un amigo al que conoció cuando estaba interna en un hospital psiquiátrico.

Así pues, el triángulo amoroso se hace evidente cuando David tiene sexo con Louise, su asistente separada y con un niño. La infidelidad y la doble moral serán primeramente los elementos más atractivos de la miniserie. Si bien el compromiso entre ellos se gestó de manera muy profunda emocionalmente en ellos dos porque él la rescató del incendio donde sus padres murieron y se comprometió a protegerla, ese pacto parece tambalearse. El presente de Adele está extremadamente conectado con la muerte de sus padres y, especialmente, con la amistad que tuvo con Rob aunque esas incógnitas empiezan a descubrirse a partir del tercer capítulo.

Rob y Adele, en su visita a su mansión en Escocia

Adele sufre terrores nocturnos y experimenta viajes astrales que le permiten conectar con lo sobrenatural, lo fantástico y hasta descubrir las intenciones de los demás. La miniserie nos permite creer que son posibles y se trata de proyectar tu alma fuera de tu cuerpo, es decir, es una experiencia extracorporal en la que puedes ver tu propio cuerpo desde fuera así como al resto de personas de tu alrededor. Debido a la capacidad que Adele posee gracias a lo que supuestamente le enseñó su amigo Rob, es capaz de espiar a su marido con Louise a quien también le entrega el diario de Rob según el cual aprenderá los pasos necesarios para realizar un viaje astral. En ese sentido, Adele sabía que Louise podría representar una amenaza para su matrimonio y gracias a sus viajes astrales ha podido descubrir su infidelidad y también, ha intentado manipularla para hacerle creer que su marido era mala persona. Paralelamente, y a través de uno de los viajes astrales, se descubre que Rob murió al ser lanzado al pozo de la casa donde vivían y de la casa de sus padres fallecidos en Escocia. Es por ello que Adele necesita descubrir la verdad de lo que pasó con Rob y viaja hasta allí, a escondidas de su marido pero a sabiendas de Louise, quien estaba muy cerca de que ambos se separasen porque David estaba decidido a dejar a Adele.

La amistad que se construye entre Louise y Adele

No obstante, un plot twist se avecina: Adele le confiesa a Louise que tiene la intención de escribir una carta donde confiese que Rob murió de una sobredosis y ella lo tiró al pozo por miedo que la incriminasen y, además, también le dice que se va a suicidar quemando su casa. Aunque Louise no puede permitir que esto sucede y va corriendo a intentar evitar que ésta se suicide, cayendo en la trampa. Louise es incapaz de entrar en la casa y, entonces, intenta poner en práctica la proyección astral sin saber que Adele también ha dejado su cuerpo y planea ocupar el suyo. Adele consiguió el plan que se había propuesto: intercambiar su cuerpo por el de Louise para poder empezar con David de cero otra vez y Louise muere en el cuerpo de Adele por una sobredosis de drogas que se había inyectado y el alma de Adele vive en el cuerpo de Louise, quien ahora se propone engañar a David, fingiendo ser Louise por utilizar su cuerpo como máscara al mundo.

El matrimonio roto de Adele y David

Si bien este hecho nos resulta bastante desconcertante, especialmente, porque al principio parece funcionar, nos queda la gran incógnita: ¿cómo murió Rob en la mansión escocesa? En efecto, el gran giro argumental se da tras conocer en el último capítulo (spoiler alert) que Rob, su gran amigo con el que coincidió en el hospital psiquiátrico, el cual era un drogadicto sin recursos y sin familia (una hermana con la que no tenía relación), utilizó a Adele quien estaba en una situación privilegiada por tener una mansión propia y muchos recursos a su alcance para intercambiar sus cuerpos. Es decir, durante la visita que Rob les hizo a Adele y David en la mansión escocesa, una de las noches que David no estaba, la animó a consumir droga y a compartir la experiencia de cambiar de cuerpo a través de la proyección astral, para después provocarle una sobredosis y lanzar su cuerpo al pozo.

El giro final en el pozo

En definitiva, la que considerábamos nuestra protagonista, estaba muerta desde el principio de la miniserie y ha sido Rob quien ha estado utilizando su cuerpo para fingir ser ella y vivir una vida que no le pertenecía. Ahora su alma ha cambiado por segunda vez de cuerpo y el alma de Rob está en el cuerpo de Louise, dispuesto a mantener su secreto y a fingir seguir viviendo a costa de dos personas inocentes. La última escena de la miniserie nos deja una estampa inquietante en tanto que supuestamente Louise y David se casan y viajan juntos en el coche con Adam, el hijo de Louise quien no reconoce a su madre. Sin duda, un final sorprendente que nos puede recordar, en cierto modo, en un tono sobrenatural donde el viaje astral es un hecho, con “Us” (2019) de Jordan Peele.

 887 total views,  3 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *