RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Segunda temporada de Penny Dreadful: Evil Spirits in Heavenly Places

Hasta ahora la segunda temporada de Penny Dreadful ha ganado la partida a su predecesora a nivel narrativo por una serie de razones muy básicas y evidentes que comentaremos a continuación. Desgraciadamente, para Vanessa, esto le ha dado el protagonismo absoluto de una ficción que carga a sus espaldas y en la que los problemas le acechan día tras día: «Evil Spirits in Heavenly Places».

1. Hay una historia que contar

La primera temporada de Penny Dreadful giraba en torno a la reunión del ecléctico grupo con la excusa del rescate de Mina Harker. Entre medias se mezclaron las historias personales de Frankenstein, Sir Malcolm Murray y Vanessa Ives, siendo los capítulos dedicados a la misteriosa dama victoriana los mejores, con permiso de Caliban. Para nuestro disfrute, la historia de Vanessa se amplía para llevarnos por un camino nuevo donde su historia se convierte en el argumento primordial de la serie: dar caza al mismísimo Demonio.

2. Villanos bien definidos

La amenaza de las brujas parece ganar terreno frente a los vampiros que los protagonistas tuvieron que enfrentar el año pasado. Las brujas dan la sensación de ser unas villanas más peligrosas que sus antecesores, sádicas, crueles y con caracteres mejor definidos. Lamentablemente este será uno de los factores más criticables de los vampiros de John Logan: la escasa profundidad con la que definió a los monstruos chupasangre. ¿Será esta una decisión intencionada, parte del plan maestro? Ya no solo conocemos a Madame Kali, también la bruja Hécate gana protagonismo con el paso de los episodios, conformándose como uno de los principales antagonistas que no tardarán en batirse en duelo con Ethan o Vanessa; y ya van dos asaltos.

Sarah Greene es Hécate.

3. Tensión narrativa

El espectador contrae la tensión en función de los caprichos del director, como no podía ser de otra forma. Si hasta ahora habíamos experimentado un carrusel de emociones con las primeras tres entregas, los 25 minutos iniciales congelan el tiempo para sumergirnos en el aprendizaje de Lily, la nueva creación de Víctor Frankenstein, y las pasiones de Dorian Gray. Una dosis de tiempo lo suficientemente asfixiante para que estemos deseando que ocurra algo especial, hasta que pasa. En la última escena vemos la infiltración de las brujas en la mansión de Sir Malcolm ¿cuántas veces ya ha ocurrido? llevándose consigo un mechón del cabello de Vanessa, lo que nos retrotrae a la escalofriante escena final del segundo capítulo.

4. El paradigma del héroe trágico

Otro de los puntos más destacados de esta segunda temporada es la evolución de Ethan Chandler, personaje un tanto maniqueo en sus primeras apariciones, que ha ido ganando fuerza con el devenir de la historia. Ya no es solo el norteamericano bonachón atormentado, ahora estamos ante un personaje cuyas capas empiezan a caer para dejarnos ver todo lo que este hombre lobo es capaz de hacer, además de salvar damiselas en apuros. ¿Pronto será el líder del grupo o es que ya lo es? Ethan descubre el embrujo de Hécate en un abrir y cerrar de ojos ¿olfato de lobo?, confirmándonos su identidad como el Lupus Dei. Ahora solo nos queda descubrir qué significa eso. Mientras tanto el cazador al que destrozó el rostro ha despertado…¿cuándo sabremos más sobre su pasado?

Pistas a seguir:

1. Con el mechón de cabello de Vanessa en su poder no podemos esperar nada bueno de Madame Kali. En el próximo episodio saldremos de dudas.

2. ¿Qué es un Lupus Dei? ¿Solo una manera de llamar a un hombre lobo? ¿Un hombre lobo divino? ¿Tendrá alguna connotación también con el antiguo Egipto?

3. ¿Quién es realmente Hécate? ¿Se trata solo de un esbirro o su personaje adquirirá mayor importancia?

4. ¿Cuándo nos dirán el papel que juega Vanessa en su relación con el Demonio?

La curiosidad:

Dudo que tenga una relación directa, pero en ese juego de referencias que tanto nos gusta, apuntaría uno de los ataques más famosos, en lo que a mansiones se refiere: Los Vengadores: Asalto a la mansión. Una historia publicada entre noviembre de 1986 y junio de 1987, con Roger Stern y Bob Harras al mando del guion y John Buscema y Bob Hall a cargo del dibujo.

«The End», estas son las últimas palabras que hemos podido ver todos los Dreadfuls al
La última temporada de Penny Dreadful sigue configurándose como la más arrolladora, cada capítulo quita
Jesús Diamantino se suma nuevamente al seguimiento de las mejores series. Hoy toca analizar la
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *