RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

El dolor frente a la pérdida: la familia Latimer de «Broadchurch»

La semana pasada escribíamos un post sobre Alec Hardy y Ellie Miller, los dos investigadores protagonistas del thriller británico Broadchurch (iTV, 2013-2017), una pareja que servirá como epicentro de la serie. Sin embargo, la habilidad de su guionista Chris Chibnall para generar esa palpable tensión que recorrerá sus tres temporadas vendrá dada por la creación de un corpus de personajes complejos y contradictorios. En esta ocasión, hablaremos de otro de los ejes vertebrales de la serie: los Latimer. Una familia unida por la pérdida, pero separada por la manera de afrontarla. Pero, mejor vamos por partes.

[Avisamos que el artículo contiene spoilers]

En las primeras escenas de Broadchurch se nos presenta a los Latimer como una familia nuclear querida y respetada en la comunidad. Pronto descubriremos que Beth y Mark – unos sobresalientes Jodie Whittaker y Andrew Buchan – serán un matrimonio joven fruto de un embarazo prematuro en su adolescencia. Así, casados durante 15 años, los Latimer serán una familia prototípica aparentemente ideal frente a los ojos del pueblo. Sin embargo, la aparición de cadáver de su hijo pequeño Danny (Oskar McNamara) truncará sus vidas de manera abrupta sumergiéndolos en una espiral de sufrimiento e incertidumbre continua del que redefinirá a los personajes y sus viajes personales, tanto en conjunto como por separado y que se sucederá a lo largo de las temporadas.

Los Latimer, una familia distanciada a raíz de la pérdida

Si la primera entrega se centrará en la investigación del asesinato de su hijo, los Latimer se plantearán como unos padres dolidos por la tragedia que harán todo lo posible para encontrar al responsable. Es decir, una configuración de personajes lógica debido al desarrollo de los acontecimientos. Así, todo el pueblo se les unirá en el duelo y en la desesperación por hallar respuestas. En este sentido, en la T1 comenzará a destaparse los rencores y anhelos de la pareja, quienes tendrán maneras muy diferentes de afrontar lo sucedido. Por un lado, Mark emprenderá una “caza” en contra de uno de los sospechosos del pueblo desencadenando su conducta impulsiva y violenta; y por su parte, Beth se aislará en si misma replanteándose su propia felicidad dentro del matrimonio y su “reclusión” en el pueblo. Ambos comportamientos serán la base principal de su arco evolutivo en las temporadas venideras, pronosticando su inminente separación.

La segunda temporada se centrará en el juicio a Joe Miller, asesino confeso de Danny Latimer y marido de Ellie, la principal investigadora del caso e íntima amiga de Beth. De esta manera, la delicada situación matrimonial de los Latimer se pondrá en evidencia a medida que se avance el juicio, iniciando una lucha interna mayor en los personajes. Durante el amargo proceso se pondrán en evidencia la decadencia del matrimonio, así como las mentiras y desengaños dentro de la pareja como consecuencia de una vida monótona. Una crisis que constituirá una gran parte del argumento reflejando los problemas sentimentales que acarrean los matrimonios largos. Igualmente, este viaje particular de ambos estará dirigido a través de la culpabilidad de lo sucedido a su hijo. Ambos se sentirán responsables de la muerte de Danny reiterando su falta de “compromiso” con la vida familiar y que será uno de los motores que los defina. Mientras Mark se convertirá en un padre/marido sobreprotector, Beth intentará canalizar su sufrimiento y perdonar a aquellos que les “han infringido daño”. Una redención individual que Beth pondrá en práctica junto a Ellie quienes se verán conectadas por la decepción hacia sus respectivas parejas y la protección de sus hijos.

Beth decidirá enfrentarse a su dolor, aunque eso signifique dejar a su marido

En la última entrega de Broadchurch se nos situará varios años tras la tragedia de su hijo donde un caso de violación sacudirá la tranquilidad del pueblo. De esta manera, la habilidad para volver a integrar la vida de los Latimer dentro de este nuevo contexto será, realmente, ingenioso. Así, en un intento de rehacer su vida, Beth se convertirá en asistente en casos de violencia machista. Un hecho que la incorporará de manera orgánica en la trama principal dándole un rol activo en la investigación como apoyo emocional de la víctima, Tris Winterman. A su vez, Mark no logrará superar el vacío ni la culpabilidad de haber perdido a su hijo lo que lo sumirá en una profunda depresión. Así, buscará su redención al acudir a la búsqueda de Joe Miller – declarado inocente – para perpetuar una vendetta personal. Un comportamiento tedioso e irritante que pondrá fin a su relación con Beth, cansada del egoísmo e impulsividad de su marido, y el que Mark intentará rescatar por todos los medios. Un matrimonio unido por el dolor, pero ya sin remedio que significará un momento de liberación para Beth como ejemplo de la búsqueda de la independencia por parte de los personajes femeninos de la serie.

Igualmente, Chloe (Charlotte Beaumont) hija adolescente de los Latimer intentará mantener a la familia unida, a pesar de la negativa de su madre. Tras la muerte de su hermano deberá asumir la responsabilidad activa en los compromisos del hogar mientras mantiene la endereza frente a la crisis del matrimonio donde mostrará un empatía absoluta con las decisiones tomadas por sus progenitores. Un rol secundario, pero importante para acabar de definir las dinámicas de la familia.

Finalmente, el matrimonio Latimer representará la dicotomía entre las diferentes formas de entender la paternidad y la maternidad, asó como las diferentes decisiones morales que se pueden tomar en la vida donde las miradas al pasado (Mark), presente (Chloe) y futuro (Beth) serán las que marquen su devenir en la trama. Más allá de ser un excelente thriller, la calidad de Broadchurch reside en la forma de abordar temáticas que actúan como reflejo de la condición humana y que estará presentes en la complejidad de sus personajes. Temáticas como la redención, la pérdida, la culpa, el perdón, el fracaso o la soledad serán los ejes principales de la serie y la familia Latimer será el epicentro que los resuma a la perfección.

Desde septiembre de 2013 a abril de 2017, la cadena británica iTV emitiría la serie
Jodie Whittaker (1982-), más conocida por su papel como Beth Latimer en uno de los
Catherine Cawood, interpretada magistralmente por Sarah Lancashire, es la protagonista de la serie británica Happy
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025