RIRCA

Representación Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

El hospital de los horrores ¡Vuelve «Scream Queens»!

¡Por fin Scream Queens está de vuelta! Hoy hace exactamente un año del estreno de la nueva serie salida de la cantera de Ryan Murphy que combinaba los clichés de las cintas de terror más populares con la comedia más extravagante en clave paródica y que, a pesar de sus bajas audiencias durante su emisión y las dudas al respecto de su renovación en su momento, ha conseguido mantener un devoto fanbase gracias al maravilloso trabajo en redes sociales y su éxito en canales vía streaming. Así, después de una magnífica campaña en Twitter bajo el lema #GetReadyToScream en la que, incluso, los fans podían sacarse su calificación como médico y su número de Chanel oficial el martes pasado la serie estrenaría su segunda temporada en la que la mansión de las Kappa Kappa Tau, el campus de Wallace University y esos Diablos Rojos que perpetraban su terrible vendetta personal y su odio por las sororidades asesinando sin ningún tipo de reparo quedarían, más bien, atrás.

En el episodio 2×01 de título Scream Again, la acción nos situará tres años después de los acontecimientos sucedidos en la primera entrega de la serie, en la que Las Chanels cumplen condena tras ser falsamente acusadas de estar detrás de los disfraces de los Diablos Rojos – porque, a estas alturas, no creo que se considere spoiler afirmar la auténtica identidad del asesino de la T1: Hester Ulrich – y en donde el resto de personajes intentan dejar atrás ese momento traumático de sus vidas. Entonces, será después del éxito de la Decana Cathy Munsch en su lucha contra la doctrina elitista de las sororidades universitarias, que decidirá enmarcar su próxima cruzada contra el sistema sanitario y abrir un hospital universitario para tratar pacientes con enfermedades extrañas e incurables con la ayuda de Zayday. Así, cen esta entrega se sustituirá el campus Wallace de la T1 por el hospital C.U.R.E. – siglas para Caregivers United in Restorative Edeology – en el que, para que dicho centro funcione, Munsch necesitará: (a) prestigiosos doctores y (b) estudiantes de medicina.

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-18-04-43
Las Chanels vuelven más divinas que nunca

Dentro de este marco encontraremos a los antiguos personajes y a varias nuevas incorporaciones. Por un lado, Munsch tendrá la maquiavélica idea de sacar a Las Chanels del pozo de desgracia, pobreza y poco glamour en el que han caído para reclutarlas como estudiantes de medicina en su nuevo hospital al más puro estilo “barbie enfermera”; y, por otro lado, se añadirán el Dr. Brock Holt (John Stamos) y el Dr. Cassidy Cascade (Taylor Lautner), dos “brillantes” cirujanos un poco arrogantes con fama de mujeriegos y, como los propios pacientes que circularán por el hospital, tendrán sus rarezas particulares: el primero sufrirá un transplante completo de su mano derecha, la que estará fuera de su control en varias ocasiones; y el segundo, tendrá una temperatura corporal muy por debajo de lo normal. A ellos, se les sumará Ingrid Hoffel (Kirstie Alley), administradora del hospital que centrará todo su odio hacia las Chanels. ¡Ah, y por cierto! ¡No sé si os he comentado que hay un misterioso asesino rondando el hospital! Lo que esta vez, no es rojo… ¡es verde!

Bajo estos parámetros, todo vale. Después de la locura sana que nos brindaron los guionistas en su primera entrega y cuya premisa no acabó de convencer del todo a aquellos que, en mi modesta opinión, se tomaron demasiado en serio la fórmula que nos propone Murphy y su séquito, esta segunda temporada no ha podido empezar de mejor forma. A pesar de la voluntad de repetir las fórmulas de la temporada anterior, aún con el riesgo de toparse con una modelo narrativo reiterativo con la batalla por el liderazgo del hospital, la guerra entre Las Chanels y el misterioso asesino que anda suelto por el centro como ejes centrales de la trama, la transición entre temporadas resulta completamente orgánica – por supuesto, dentro del universo de Scream Queens, en el que la sabéis que todo está permitido – y con una evolución de las tramas lo suficientemente fresca y original como para seguir enganchando al espectador.

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-18-05-19
John Stamos es el Dr. Brock Holt

Recuperando el tono humorístico repleto de referencias a la cultura popular norteamericana y con un sin fin de sus particulares homenajes a las cintas de terror más icónicas del género, esta temporada aprieta más las tuercas para hacer las parodias todavía más evidentes, gamberras y exageradas que en la entrega anterior, rozando el cachondeo puro y duro. Desde referencias directas a una de las series documentales de más éxito de Netflix, Making a Murderer; pasando por la parodia extrema a los culebrones ambientados en hospitales repletos de enfermeras “muy pavas” y doctores guaperas y realities shows estilo Extreme MakeOver o cualquier programa de cambio de imagen que se os pase por la mente; hasta la autoparodia con referencias claras a AHS Asylum – recordemos que la T2 de la antología también se ambienta en un antiguo hospital de tuberculosis… ¡Y solo llevamos un episodio!

Por tanto, ¿qué podemos esperar? Más muertes. Más locura. Más sangre. Más parodias. Y, sobretodo, más gritos. Es complicado realizar un análisis más extenso del episodio sin desvelar secretos de la trama y, sobretodo todavía con varios persoanjes sin aparecer en escena. Sea como sea, Scream Queens ha vuelto por la puerta grande y esperemos que siga así.

Lo mejor: Por supuesto, el regreso de la serie y el tono más gamberro que han adoptado para esta temporada. Ya se echaba (demasiado) de menos a las Chanels y CIA. Pero, a parte de lo evidente, me quedo en especial con la interpretación de Abigail Breslin como la todavía más histérica – si es eso posible – Chanel nº5 y el cameo de una de mis cómicas preferidas, Cecily Strong, como primera paciente del hospital que sufre hipertricosis (aka tiene todo el cuerpo cubierto de pelo)

Lo peor: Que tenemos que esperar una semana más para ver el siguiente episodio y el retorno de la loca de Hester, que me parece que no va a tener desperdicio…

El momento más loco: Aunque la premisa en sí de la temporda ya es bastante disparatada, me quedo con la introducción del nuevo asesino de esta entrega cobrándose a su primera víctima mientras suena la canción Be My Baby de The Ronettes.

Nos adentramos en una película que nos embriaga por su intención de resultar un homenaje
El mundo creado por Steven Spielberg no podría gozar de mejor salud, gracias, cómo no,
Por fin una serie decide embarcarse en un viaje hacia los hielos desconocidos del Ártico
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025