RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Emma Swan, protagonista de «Once upon a time»

El rostro de Jennifer Morrison nos era conocido antes de su interpretación como Emma Swan en la serie Once upon a time (2011-2015). Recordamos sus papeles en series de la altura de How I met your parents (2010-2014), en House (2004-2012) o en las películas como Star Trek (2009), Warrior (2011) o Mr. & Mrs. Smith (2005).

Emma, de 28 años, vive entre la cruda y vacía realidad de la ciudad de Boston y los límites confusos de la ficción al llegar a la localidad de Storybrooke. Abandonada al nacer, Emma emprende una vida en la que no puede permitirse confiar plenamente en los demás por miedo a que vuelvan a decepcionarla. Se quedó embarazada a los 18 pero no se sentía preparada para criar a un hijo y, motivada por intentar ofrecerle un futuro mejor, decidió darlo en adopción y renunciar a todos sus derechos.

Más allá de celebrar la noche de su cumpleaños sola, como otro año más, Emma pide un deseo y, de inmediato, alguien toca al timbre: es un niño de 10 años llamado Henry que se ha escapado para llevarla de vuelta, supuestamente, “a casa”. Emma se siente desconcertada cuando, durante el viaje de coche, Herny le cuenta que todos los habitantes de Storybrooke son, en efecto, personajes de cuentos de hadas que se han quedado atrapados en una amnesia permanente pues no recuerdan su pasado y el tiempo no avanza; solamente viven en el tiempo de la Reina Malvada. Para Henry, Emma es la elegida para liberar al resto de personajes de la maldición a la que fueron sometidos los habitantes encantados de Storybrooke y, según él, es la hija perdida de Blancanieves y el Príncipe Encantado. Con actitud escéptica, Emma no le cree aunque posee el poder de detectar las mentiras ajenas y, es el aire de misterio con el que se comportan los habitantes de Storybrooke lo que le hacen sospechar de la veracidad de las ideas de Henry.

Jennifer Morrison en su papel de Emma Swan (Once upon a time)
Jennifer Morrison en su papel de Emma Swan (Once upon a time)

Por ese motivo, Emma se queda en Storybrooke y la mezcla entre realidad y ficción está servida a lo largo de las cuatro temporadas de Once Upon a Time ya que, en la sucesión de capítulos, va descubriendo las verdaderas identidades de los habitantes y los hechos maravillosos que se suceden y empieza a creer en que los habitantes pueden ser personajes de cuentos y, por tanto, en el pacto mágico. Descubre su origen con la lucha con el dragón y logra reunirse con los padres que nunca había conocido y deja, parcialmente, su coraza de lado para guiarse por sus emociones. Sin embargo, el escenario de Storybrooke no está exento de peligros que involucrarán a Emma en su misión de defensora de las personas que le importan y acabarán con su objetivo más importante: salvar a Henry.

En definitiva, nuestra protagonista encarna, a priori, el mismo escepticismo que los espectadores de la primera temporada de OUaT podían sentir, es decir, que nada de lo que se contaba podía ser cierto pues, ¿cómo íbamos a creer que los cuentos del libro de Henry habían ocurrido? Emma ha servido como mecanismo que proyecta nuestras dudas como audiencia con el mundo que se recrea en Storybrooke y que va evolucionando hacia la creencia, basada en historias entrelazadas, de que ese mundo es posible, dentro de un pacto ficcional.

Después de un capítulo que nos dejaba llenos de dudas e interrogantes, Damon Linderlof -en
En septiembre de 1986 se publicaba el primer número de un cómic que marcaría un
Hannibal ha marcado un punto de inflexión en cuanto a series se refiere. No estamos
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *