Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Ese pontífice inesperado: «The Young Pope»

El estreno de The New Pope en enero de este año, con John Malkovich como protagonista, consiguió poco menos que obligarme a ver en modo binge-watching la primera entrega de esta serie que no sigue los ritmos habituales de la producción televisiva actual. Si iba a conocer al nuevo Papa, qué menos que saber un poco del anterior… Malkovich tuvo que esperar, pues, hasta que pude pasarme varias noches con Jude Law.

En los capítulos que HBO estrenó en 2016, Law es Lenny Belardo, que por obra y gracia de las maquinaciones políticas vaticanas se convierte en el Papa Pío XIII. Su ascenso al puesto más codiciado entre los miembros ambiciosos de la Curia católica lleva a Roma poco menos que una revolución. Su  juventud y su atractivo hacen presagiar que las cosas van a cambiar mucho. Y lo hacen, pero justo en la dirección contraria a la esperada, porque Pío XIII, iracundo y contrario a la exposición, es un hombre terriblemente conservador. Homófobo y dispuesto a perseguir la homosexualidad individual situándola en el mismo escalón de rechazo que la pederastia de muchos miembros de su iglesia, pone patas arriba el Vaticano con su soberbia, su negativa a dejarse ver en público y su obsesión con volver a creencias de siglos anteriores. Su hermosura atrae a hombres y mujeres por igual, su invisibilidad fascina a los y las fieles, y su empeño en no convertirse en un producto de marketing desespera a la eficiente Sofia Dubois (Cécile de France), que se ocupa de la mercadotecnia y las relaciones públicas.

Paolo Sorrentino crea y dirige esta serie en la que, además de Law en uno de los mejores papeles de su carrera, destaca sin lugar a dudas el trabajo de Silvio Orlando como el Cardenal Angelo Voiello. Él es la mano que mueve los hilos de todo lo interesante, oscuro y retorcido que se mueve en el Vaticano. Frustrado por no llegar a ser el Sumo Pontífice por más elecciones a las que concurra (el Espíritu Santo parece resistirse a sus encantos), desea controlar al Papa, a sus asesores y a todo aquel que tenga un mínimo poder en su entorno.

Para protegerse de figuras como Voiello, Pío XIII mantiene cerca a la monja que le crió cuando sus padres le abandonaron, la Hermana Mary (la siempre fabulosa Diane Keaton) y al Cardenal Andrew Dussolier (Scott Shepherd), su hermano a todos los efectos desde que él también quedara huérfano de pequeño. Ellos son sus consejeros y escudos, especialmente después de que su mentor, el anciano Cardenal Michael Spencer (James Cromwell) le rechace al sentir que ocupa el papado en su lugar. Otros personajes que acompañan a Pío XIII y tienen también su interés son Monseñor (más tarde Cardenal) Bernardo Gutiérrez (Javier Cámara) –que vive atormentado por trabajar junto a un Papa homófobo siendo él mismo gay– o Esther (Ludivine Sagnier) –de la que no conocemos su apellido, pero sí que está casada con un miembro de la Guardia Suiza y parece ser estéril; algo que Lenny Belardo, que aspira a santo, soluciona con un pequeño milagro.

Los diez episodios que HBO puso en circulación hace cuatro años tienen poco que ver en cuanto a códigos visuales y tempo con los que presentaron al nuevo papa en enero de 2020, de los que hablaremos otro día. The Young Pope es una serie sorprendentemente punk, con un guion ágil, diálogos divertidos y tremendamente políticos y, sobre todo, con un Jude Law enorme. En su cuerpo y con su voz, Pío XIII logra que no queramos dejar de mirarle aunque nos apetezca tirarle una piedra. Este papa es carisma y regresión, belleza y atraso a un tiempo. El trauma del abandono de sus padres marca todas sus decisiones, y no tiene ni piedad ni empatía. No soporta que los niños se acerquen a él, pero tampoco tolera la corrupción y destruye a quien haga falta para atajarla. Es –no se lo pierdan– un Papa que no cree en Dios. Hay que verlo para creerlo.

         *          *          *          *          *          *          *          *          *          *

PD: Escribo desde el confinamiento al que nos ha obligado la pandemia de COVID-19, en pleno estado de alarma nacional. Es un buen momento para disfrutar de series y películas. Quédense en casa si pueden, cuídense mucho y pónganse al día con todo eso que deseaban ver. Salud. 

 585 total views,  2 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *