RIRCA

Representación Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Limitless (2015, CBS) no es “otro” procedimental al amparo de Bradley Cooper

Después del visionado del episodio piloto quizá nos planteábamos (de forma un tanto escéptica y que matizaremos) si Limitless, una de las apuestas de otoño de la CBS sería “otra” serie de casos o procedimental. Sin duda, no es la única cadena apuesta por el género con toques de ciencia ficción, véase también Blindspot (NBC) con Jamie Alexander en el reparto o Minority Report (Fox) con Max Borestein y Steven Spielberg como productores ejecutivos.

poster serie limitless 2

Bradley Cooper, padrino de la serie, productor ejecutivo y actor ocasional (con sus apariciones como Eddie Morra) dibuja unas grandes expectativas en la audiencia y, pese a su evidente filiación con la película homónima del 2011, su recepción es distinta: la creencia de que los humanos utilizamos únicamente el 10% de nuestro cerebro fue una premisa que otorgó un aire atractivo a la película pero debemos reconocer que es la misma que se mantiene en la adaptación televisiva de 2015. Si hasta la fecha llevamos nueve episodios emitidos, la CBS ha informado recientemente que la temporada contaría con hasta 22 episodios, alcanzando la temporada completa. Sin más pretextos, el foco de atención se centra en el análisis de la serie en sí misma.Senador Edward Morra

Brian Finch (Jake McDorman, quien había trabajado anteriormente con B. Cooper en American Sniper), un joven aspirante a músico profesional de 28 años (que quiere hacer de su afición de banda adolescente, su profesión) descubre, gracias a su ex cuñado una maravillosa pastilla que le permite utilizar al máximo sus capacidades cognitivas así como sus habilidades: la droga NZT. Hasta aquí parece casi magia resultado de efectos químicos en un marco ciencia ficción, pero todo tiene sus costes: esta droga se inserta dentro de una peligrosa conspiración en la que investiga el FBI y también puede tener efectos devastadores induciendo, incluso, a la muerte.

Brian Finch2

La agente especial Rebecca Harris (Jennifer Carpenter, la hermana de Dexter) considera que él no es un criminal sino que indaga en lo que le ha pasado hasta que en el segundo episodio empieza a colaborar con el FBI también con el agente especial Spelman Boyle (Hill Harper), aceptando el pacto de recibir, a cambio, una pastilla diaria (exenta de efectos secundarios, una ventaja frente al resto de los adictos al NZT y cuya responsabilidad radica en el poder de Morra). Brian explica de forma analítica cuál es el proceso mental que lleva a cabo cuando ingiere la pastilla y cuyos efectos se aprecian visualmente con el cambio de tonalidades en la escena y con el paso frenético del tiempo con los múltiples cambios de escenarios, manteniéndole en un plano central que sirve de engranaje.

episode 2

Desde el segundo episodio (con el caso de Genghis) podemos ver el carácter cómico, enérgico y entusiasta de su protagonista en la gestión de sus potencialidades mentales que resultan útiles a las investigaciones en curso del FBI. Rebecca es la única persona en la que Brian puede confiar lo cual se constata desde el tercer episodio (con la leyenda de Marcos Ramos) con su intervención “Ya estamos en el punto en que me pides opiniones sobre tus relaciones sentimentales” la cual permite dar a la luz al cuestionamiento de si existe, en efecto, un Brian bajo los efectos del NZT frente a un Brian ordinario (del que Shauna, una de sus ex que huyó hace años y con la que ha podido volver a tener contacto). La dinámica profesional así como los lazos de confianza (y, en realidad, cierta “tensión” in crescendo) creados entre Brian y Rebecca, creemos que es uno de los puntos fuertes de la serie.

episode3.2

En el cuarto episodio podemos apreciar además de un vínculo de equipo más fuerte entre Brian y Rebecca, una mayor complejidad narrativa más allá del esquema básico de los procedimentales en el que Brian resuelve dos casos del FBI y el primero encomendado y negociado para Mr. Sands. En el quinto Brian dispondrá de información privilegiada que afecta al padre de Rebecca y se tomará la libertad de ocultársela, supuestamente, para intentar no meterla en problemas (adoptando una reprochable actitud paternalista que hace dudar de sus intenciones además de poner en tela de juicio su patrón de conducta).

episode 5

En el sexto episodio se jugará con el precio que exige Eddie Morra (Bradley Cooper), el senador corrupto y con cuestionables (y peligrosos) proyectos e intereses ocultos que pueden poner en peligro la vida de los adictos al NZT, para la inoculación de Brian con el fin de combatir los efectos secundarios de la droga. Eddie Morra tiene en su poder esa “inyección mágica” de la que nadie dispone que permite controlar los nefastos e incluso mortales efectos del NZT y que ya se ha cargado varias vidas cuyos testimonios han sido conocidos personalmente en algunas ocasiones, proporcionando un mayor dramatismo a la importancia de las consecuencias de la droga.

Episode 6

Sin embargo, el intento de Brian por hacerse el enfermo y tomarse un día libre en el séptimo episodio fracasa ya que la CIA le secuestra para una operación encubierta de la que no podrá escapar sin prestar sus servicios eficazmente.

episode 7

En el octavo capítulo tanto Brian como Rebecca lucharán por limpiar el nombre y la reputación de Naz, quien ha sido acusado de financiar el terrorismo aunque su hija revelará un secreto familiar que formará otra interesante subtrama.

episode 8.3

“Headquarters!”, noveno y último episodio analizado hasta la fecha ha sido, sin duda, el que ha supuesto el objetivo más alto y ambicioso para marcar dónde están los límites del NZT: en efecto, se plantean 10 casos a resolver en dos semanas de los criminales más buscados por el FBI. Claramente se plantea como un reto atractivo, el más alto al que se ha visto sometido Brian que le ha permitido disponer de su propia “sede” en la que ha rastreado cuentas de Twitter de los most wanted en un episodio no exento de divertidas y sucesivas subtramas en las que hay mayor visibilidad de la familia de Brian y donde el trabajo en equipo sigue siendo esencial.

episode 9

En definitiva, esta serie, pese a que no produzca el mismo nivel de adicción en la audiencia (atendiendo a las críticas de algunos portales como Metacritic.com) que la que le produce el NZT a Brian, funciona. El protagonista se nos presenta como un héroe con altas capacidades cuando está bajo los efectos de la droga lo cual hace interesante saber cómo se van a seguir explotando al máximo sus potencialidades: ¿Dónde está el límite?, ¿Dejará Brian de ser “un buen chico” utilizando los efectos del NZT para otros fines? El título nos indica que no lo hay: tendremos que esperar que nos sigan sorprendiendo, sin rebajar expectativas de este atractivo título, arriesgando los límites de lo imaginable, mientras se nos presenta de forma entretenida y dinámica cómo este joven habla consigo mismo planteando todo el patrón mental necesario, con pistas diversas incluidas, hasta alcanzar resolver los casos cuya dificultad va en aumento y mezclando más subtramas que la enriquecen argumentalmente por encima del típico procedimental.

Quizá os preguntaréis si tiene sentido retomar el análisis de la película de Neil Burger
En el complejo y fragmentado panorama de la ficción televisiva actual a veces no se
Hace algo más de un año mi compañera Meritxell Esquirol dedicó dos publicaciones en este
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025