RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Secretos (in)confesables: «Warts and All» (Scream Queens 2×02)

No cabe duda: Scream Queens se está superando a sí misma. Con solo dos episodios de emisión el triángulo formado por Murphy, Falchuck y Brennan (al que siempre olvidamos, nuestras disculpas!!!) nos ha enganchado a las peripecias que tienen lugar en este más que estrambótico hospital que es la sede de C.U.R.E en el que, como sucediera en la Wallace University, campa a sus anchas un diablo verde, el Green Meanie.

Esta semana Brad Falchuck, firmante del guión del episodio, dará una vuelta de tuerca al tono de la serie llevando al extremo paródico y absolutamente desmadrado todos y cada uno de los clichés de los culebrones hospitalarios: enfermeras que seducen a doctores guaperas, secretos desvelados de las maneras más inverosímiles y en los lugares más estrafalarios, personajes malos malísimos (en principio, porque con el Murphy team uno nunca sabe cómo se irá desarrollando la trama) que escuchan de la manera más descarada y desternillantes detrás de las puertas, personajes a los que se les arrebata la pareja perfecta, venganzas insospechadas de otros tiempos que afectan a la historia… En fin, todos los clichés de un género absolutamente estereotipado que, tras pasar por la coctelera de nuestros guionistas, se transforman en otra cosa absolutamente diferente. Y es que, en realidad, es lo que esperamos de las series que surgen de esta máquina de crear ficción que es Ryan Murphy.

En Warts and All nos encontraremos con dos casos de enfermedades más que extrañas cuyos pacientes caerán en las manos de los doctores Holt y Cascade (ya de por sí preocupante) pero especialmente de las Chanel (todavía más preocupante, si cabe): el joven Tyler – interpretado por Colton Haynes-  que sufre de un papiloma corporal generalizado que le ha transformado en un auténtico monstruo  y Randal quien tiene ataques de pánico y que se pone a gritar por cualquier cosa -interpretado por Kevin Bigley-. Mientras el primero servirá para contarnos una infeliz historia de amor con Chanel número 5 literalmente ninguneada por Oberlin y su única minion fiel,  el segundo servirá para que regrese uno de los personajes más divertidos e interesantes de la primera temporada, Chad Radwell.

El regreso de Chad Radwell quien se enfrentará a Brock Holt por Chanel Oberlin

Y es que el episodio va a servir no solo para avanzar en la historia del edificio en el que se ha instalado C.U.R.E (con una premisa idéntica a la de la primera temporada de misterio-muerte-bebé-asesino enmascarado) sino para que muchos de los personajes que ya conocemos regresen a la serie. Un más que cambiado Chad (con un guapísimo Glenn Powell) que intenta recuperar a Chanel Oberlin se enfrentará al doctor Holt en una milimétrica escena en el más puro estilo de la comedia americana de los años 50 descubriendo su gran secreto: a quién pertenece la mano injertada tras el accidente de la trituradora de basura que vimos en el primer episodio. Y, ya sabemos que los secretos en Scream Queens siempre suelen ser sinónimo de candidatos a asesino enmascarado.

Por otra parte, Chanel número 5 será acusada del asesinato de la primera paciente que llegó al C.U.R.E, algo que ella niega y que supondrá la reincorporación de la sin par Denise Hemphill, ya agente del FBI y gran conocedora del mundo de las Chanel y quien tendrá la brillante idea de recurrir a una mente criminal para que les ayude a descubrir la personalidad del asesino verde. Esa mente criminal priviliegiada no será otra que la de Hester Ulrich que regresará a la serie con la escena sin duda más esperada de la temporada y cuyo contenido no era otro que el homenaje a The silence of the lambs de Jonathan Demme, un homenaje que el equipo de Murphy ya hiciera en el episodio de Halloween de la temporada anterior («Pumpkin Patch») y que en esta ocasión cambiará la guarida del asesino de Demme por una reconstrucción de la presentación del personaje de Hannibal Lecter a las audiencias. Una reconstrucción que no tiene precio y que Lea Michelle interpretará de una manera soberbia frivolizando al mítico caníbal, rodeada de recuerdos personales en su celda de cristal y exigiendo, para ayudar a desenmascar al asesino verde,  un espacio en el hospital con una habitación con vistas. Sin duda, ese regreso al lugar del crimen nos ofrecerá momentos delirantes entre Hester-Lecter y Denise-Clarice en próximos episodios.

Finalmente, conoceremos el secreto que esconde la decana Munch que no es otro que el de una extraña enfermedad incurable contraida tras la ingestión en una fiesta de carne en mal estado. Una confesión que escuchará en la sombra la doctora pastillera Ingrid Hoffel quien parece tener una especial animadversión  hacia Munch; una confesión que la decana  revelará a Zayday y a Chamberlain Jackson, el enfermero que en vez que llevar medicinas a los pacientes (los pocos que hay), les deja flores y les suministra dulces y golosinas. Dos personajes que, por ahora, están al margen de cualquier sospecha.

La memorable reaparición de Hester Ulrich

Así, todos los ingredientes de este desmadrado hospital del los horrores sin personal trabajando en él y con pacientes semanales empiezan a estar servidos. Al tono y las fórmulas básicas  de las slasher movies que conforman la esencia de la serie se va a unir el concepto de enredo folletinesco en el que, de nuevo, los personajes verbalizarán lo que justamente estamos pensando como espectadores y en el que las situaciones e interpretaciones se exagerarán extraordinariamente conformando un estilo mucho más homogéneo que en la primera temporada de Scream Queens. Y es que se nota que los actores se lo están pasando de miedo y que están experimentando con los personajes para dotarles no solo de una comicidad absolutamente caústica sino de una dimensión que todavía no tenían o que estaba simplemente esbozada en la primera temporada de la serie.

Y también se nota que el equipo de Murphy sabe que los seguidores de la serie estamos ahora más atentos a lo que está pasando y tomamos nota de todos y cada uno de los detalles e informaciones que se nos dan para resolver este nuevo cluedo. Bueno, siempre suponiendo que sea un cluedo, algo que dudamos conociendo al equipo de Murphy que es especialista en sorprendernos en cada una de sus invenciones.

Lo mejor: la interpretación de Abigail Breslin como Chanel número 5. Está espectacular y el personaje se ha transformado en una pequeña joya.

Lo peor: nada por ahora, está superando cualquier expectativa.

El momento más loco: el retorno de Hester Ulrich, aunque no tienen desperdicio ni la escena de la ducha ni la carrera de Chanel número 5 hacia el quirófano a ritmo de Bonnie Tyler.

Todos los seguidores de las producciones de terror de Ryan Murphy esperamos con impaciencia los
Hannibal ha muerto o no. La duda ahí nos queda, aunque si hemos esperado unos
Después de casi un mes de parón entre debates políticos, finales deportivas y elecciones presidenciales,
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *