Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Sigmund Freud y Jean-Jacques Rousseau en entornos virtuales: «ID:INVADED»

Desde la irrupción de la Revolución Digital en los años 80, muchas han sido las ficciones que han ambientado sus argumentos en entornos virtuales. La más popular tal vez sea TRON (1982), donde un programador es absorbido por un sistema operativo y transformado en un software informático. Así, comenzaría la materialización de personajes puramente digitales donde sus alter egos (o avatares) cobrarían protagonismo en mundos paralelos virtuales. Es decir, los “datos” se convertirían en “personas”. En el caso del anime, encontramos ejemplos donde el universo virtual y la realidad interactúan: desde Digimon (una aventura con monstruos digitales), hasta No Game No Life (dos hermanos entran en un reino donde el juego/videojuego es la base de su gobernabilidad) o el largometraje de Mamoru Hosoda, Summer Wars (una batalla entre usuarios de una red social llamada Oz y el propio sistema). Como también nos viene a la mente Paprika, la adaptación de la novela de Yasutaka Tsutsui que centra su historia en el robo de una tecnología que se adentra en lo sueños donde el alter ego de la psicóloga Atsuko Chiba investiga el origen del subconsciente del paciente. Pues bien, la serie ID: INVADED no se alejará de dichas premisas argumentales.

Estrenada el 6 de enero bajo el sello del estudio NAZ y con el guión original de Otarō Maijō, el inicio de la serie nos sitúa en la perspectiva de un misterioso protagonista que despierta inquieto de un sueño. Pronto, se dará cuenta de que su cuerpo está fragmentado en pequeñas piezas azules y que su entorno es una ciudad desmembrada. Su ingenio le conduce a descubrir el cuerpo sin vida de una joven. De repente, comienza a recordar: él es Sakaido, un brillante detective que tiene que resolver el caso de asesinato de Kaeru, la chica muerta. Un argumento donde el thriller, la tecnología y la filosofía serán los ejes vertebrales de este anime.

El avatar del protagonista es Sakaido, un detective dentro de los mundos virtuales

Pronto descubriremos que la historia es mucho más compleja que la resolución de un simple misterio. Sakaido será el avatar de Akihito Narihisago, un peón al servicio de la agencia de seguridad Kura quienes se encargan de detener a asesinos en serie mediante un sistema de detección de criminales denominado Mizuhanome. Mediante la recolección de lo que en la serie se llamará “partículas cognitivas de los criminales” recogidas por los analista de campo, los inspectores se encargan de (re)construir el subconsciente criminal del supuesto asesino en un mundo virtual: el “Pozo”. Así, cada “pozo” creará una hiperrealidad simulada de la psicología criminal del sospechoso que permitirá al detective/avatar atrapar al criminal en su propio terreno y poder detenerlo en el mundo real. Una especie de unidad pre-crimen que recordará a las investigaciones de los agentes Ford y Tench en Mindhunter donde la importancia de determinar los patrones de comportamiento de los asesinos masivos ayuda a su prevención.

En este sentido, cada episodio se centrará en la “caza al asesino” de turno indagando en sus mentes criminales a modo de rompecabezas donde los investigadores tendrá que «juntas las piezas» para ejecutar la detención. Una especie de Cluedo cuyo único nexo común será la resolución de la(s)  misteriosa(s) muerte(s) de Kaeru por parte de Sakaido en cada nuevo escenario virtual. Sin embargo, la aparición de una figura “invasora” en los “pozos” bajo el pseudónimo de «John Walker» hará sospechar a la unidad de la posibilidad de un incitador de asesinos en serie ¿Quién es «Jonh Walker» y cómo ha burlado el sistema? Por lo tanto, el funcionamiento de este sistema y sus fisuras serán clave para la evolución de la trama y de las temáticas planteadas a través de la relación entre el comportamiento humano y la tecnología.

Momoki y Togo contemplan el caos del «Pozo» del asesino conocido como «El Perforador»

Al igual que pasará con animes como Psycho-Pass, ID: INVADED basará todo su concepto narrativo en un sustrato filosófico-científico complejo e interesante. Si en Psycho-Pass se utilizarán los textos de Michel Foucalt y Max Weber, ID:INVADED tomará de referencia los pensamientos de Sigmund Freud y Jean-Jacques Rousseau como principales aliados. Por un lado, la definición del término freudiano psicoanalítico “id” cuyo significado se refiere a la parte inconsciente que representa la necesidad humana de sentir ira y/o placer. Lo que se podría traducir como «el diablito que nos susurra en la oreja que nos quiere persuadir para hacer algo malo» En este sentido, el sistema Mizuhanome se sustenta en las proyecciones digitales del propio inconsciente del criminal (víctimas, localizaciones, recuerdos) que formarán un mundo caótico (ciudades fragmentadas, trenes con recorridos en círculos, edificios en llamas) a partir de un pasado traumático y de la fascinación por la muerte. Por otro lado, esto encadenará de forma orgánica con los juicios de Rousseau acerca del comportamiento humano quien defiende que todos los hombres son buenos por naturaleza. Así, la dicotomía entre el bien y el mal será el eje principal que guiará el arco evolutivo de los personajes y el propio argumento.

Hondomachi y Matsuoka son los agentes encargados de ejecutar las detenciones en la realidad

De esta forma, la manera en que los personajes interactúan y su propio régimen de conducta hacia los acontecimientos es vital para entender dichos conceptos. Empezando por Narihisago, un hombre responsable de la muerte del asesino de su hija y ejemplar perfecto para interactuar dentro de los “pozos”. Las conversaciones que éste mantendrá con los criminales que irán llenando las celdas de Kura constatarán los diferentes pensamiento morales acerca de la muerte, la venganza y el odio. Esto también será tema de debate entre los dos inspectores al cargo de las investigaciones – Sarina Togo y Koharu Momoki – cuyas cosmovisiones sobre el sistema Mizuhanome será antagónicas. Por otro lado, los analistas de campo, la novata Hunetaro Hondomachi y el veterano Kokuryu Matsuoka actuarán de agentes ejecutores enfrentándose directamente con los perpetradores de los crímenes arriesgando su integridad física y emocional; sobre todo la inexperta Hondomachi quien mostrará aptitudes brillantes de deducción, pero con el peligro de exponer su vulnerabilidad a las perversidad de la mente asesina. Ésta última parece que se va a convertir en el personajes más interesante de la serie.

Con 13 episodios en su haber, ID: INVADED es una muestra más del interés de la animación japonesa por la integración de postulados filosóficos, éticos y morales como parte indispensable de su narrativa. Un thriller canónico que lleno de giros dramáticos y con un esquema de pregunta/respuesta que sigue poniendo en evidencia la calidad de los animación nipona.

 465 total views,  2 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *