RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Ted Danson, la cálida e imprescindible presencia televisiva

El dia 26 de septiembre se estrenaba la temporada final de The Good Place, sin duda una de las sitcom más interesantes de las últimas décadas. En ella, y en un tono tragicómico y sarcástico, se nos cuentan las peripecias de cuatro personajes —Eleanor, Chidi, Tahani y Jason— que, tras su muerte, son enviados al más allá donde tendrán que enfrentarse a las pruebas personales puestas por el diseñador de este nuevo espacio, Michael, ese diablillo angelical encarnado por Ted Danson. Un actor que transmite tranquilidad y cercanía al espectador independientemente del papel que encarne y que ha formado parte de las distintas etapas de la evolución de  la ficción televisiva estadounidense. Un actor tremendamente carismático que también ha formado parte de nuestra cultura televisiva, tanto de las personas que no somos tan jóvenes como de los millennials y es que, como bien señala Eneko Ruiz en un artículo aparecido en El País en 2018 justamente con motivo del éxito de The Good Place, «hay un Ted Danson para cada generación».

El personaje de Sam Malone supuso el inicio de la carrera de Ted Danson quien comparte imagen con Kelsey Grammer (Frasier)

Ted Danson, nacido en San Diego en 1947,  cambiará el baloncesto por la interpretación durante sus estudios en la Universidad de Standford. Tras dedicarse principalmente a la publicidad, consigue un papel en la soap opera Somerset (NBC, 1975-76) que supuso el inicio de su carrera televisiva. Será en la década de los ochenta cuando Ted Danson se convertirá en una parte importante de la historia de la televisión. La serie, Cheers (NBC, 1982-93). El personaje, el antiguo jugador de béisbol  Sam Malone quien tras su carrera deportiva regenta el bar de ese nombre en Boston. Convertida en una serie de culto y con 11 Emmys en su haber incluidos los conseguidos por Danson como actor principal, por los locales de Cheers van a desfilar historias de personajes, individualidades que compartirán sus experiencias personales y su mundo emocional con Sam transformándole. Un ejercicio de empatía entre personajes y audiencias que será uno de los elementos definidores de la llamada «segunda edad de oro» de la ficción televisiva estadounidense y que, en cierta medida, puede ser considerada como un experimento sociológico al narrar las historias de gente corriente, contemporánea del espectador —y de futuros espectadores— con las que este se identifica. Y si no, baste recordar títulos como Thirtysomething (ABC, 1987-1991) y la icónica Friends y su Central Perk (NBC, 1994-2004) de la que recientemente se ha celebrado su veinticinco aniversario con actividades globales como también lo fue la emisión colectiva de su episodio final. En este sentido, Lost no fue una novedad.  Cheers no solo supuso el reconocimiento popular de Danson sino de actores como Woody Harrelson o Kirstie Alley, además de dar lugar a un exitoso spin off, Frasier (NBC, 1993-2004). Y el modelo de Cheers también supuso el comienzo de un modelo narrativo  que tendrá su continuación total o parcial en series como Sex and the City, Ally McBeal o Bones en las que los bares son el lugar de encuentro/reposo/confesión o la española Siete Vidas y su Casi-Ke-No. Obviaremos la fallida versión española de la serie (Mediaset 2011-2012) que fue cancelada por Telecinco por  los bajos índices de audiencia, algo que también haría televisión española con Las chicas de Oro que tan solo duró cuatro meses en emisión.

El malhumorado Dr. Becker

El siguiente paso para Danson lo supuso el personaje del más que malhumorado doctor John Becker en la serie del mismo nombre,que tiene una pequeña consulta en el centro de Nueva York y vive solo en su apartamento tras su reciente divorcio. Ni que decir tiene que el médico —otro diablillo angelical de Danson— va a enzarzarse a veces a mamporros con algunos de sus pacientes, va a mantener una relación de amor/odio con Reggie (Terry Farrell) la camarera del bar al que acude a desayunar y va a tener su contrapeso como personaje en su enfermera Margaret Wyborn (Hattie Winston) siendo todos ellos los ingredientes necesarios para construir una sitcom; sin embargo, el interés de la serie va a radicar en la presentación de las problemáticas sociales que presentan los pacientes estableciéndose, de este modo, un mapa social más que interesante donde el aborto, el VIH, la muerte digna o la identidad sexual van a tener cara y ojos. De este modo, la transformación del malhumorado y egocéntrico Becker constituirá el eje central de la serie, una transformación que implica una crítica social evidente. Algo que lo diferenciará estrepitosamente del prototipo de doctor egocéntrico y desagradable, Gregory House de quien, sin embargo, es precedente.

Danson como Arthur Frobisher en la serie «Damages»

En cierta medida, tanto Sam Malone como John Becker van a responder a las palabras que Danson pronunciará acerca de su participación en Fargo: los actores esperan los textos de los nuevos guiones pero lo más importante no son las acciones sino los personajes. Y esa parece haber sido la premisa de Ted Danson a quien, sin embargo, no debemos asimilar como un actor de comedia, bien al contrario porque, a pesar de que a las sitcoms que hemos comentado siguieran participaciones en series cómicas e intervenciones en películas de género más o menos ligero, Danson tendrá papeles destacados en dramedys y franquicias de gran trascendencia mediática. Así, en 2007 encarnará al oscuro, egocéntrico  y falto de escrúpulos multimillonario Arthur Frosbisher en las tres primeras temporadas de la serie Damages (FX, 2007-2012) que le valieron el reconocimiento de la crítica a pesar de que en algunas publicaciones se dudara de la suerte del duelo interpretativo entre Danson y Glenn Close quien encarnaba Patty Hewes, una abogada con una particular escala de valores. Al personaje de Frobisher siguió la incorporación de Danson a la franquicia CSI: Las Vegas y CSI Cyber (CBS, 2011-2016) tras la no renovación de William Petersen como jefe de la unidad criminalística. Danson compaginó parcialmente su papel como D.B Russell —con candidaturas como las de John Lithgow o Tony Shalhoub— con el rodaje y emisión de Bored to Death (HBO, 2009-2011) encarnando al editor George Christopher en  una serie detectivesca en la que un autor de novelas policíacas investigaba acciones criminales.

Hank Larson de la segunda temporada de Fargo

Y, de nuevo tienen respuesta televisiva las palabras concedidas por Ted Danson a la revista Variety en 2015 donde, a propósito de su intervención en la segunda temporada de Fargo decía: «My new philosophy is walk into the room and find the most creative people and then ask very nicely if you can be part of whatever they’re doing. It really is about the writing». Danson se incorporará a la segunda temporada de la serie con el personaje de Hank Larson, ese «cowboy poético» tal como se le denomina en la serie. Un papel, como los inmediatamente anteriores del actor, totalmente alejado de la comedia y del humor; dos facetas que recuperará con su personaje de Michael, el arquitecto del Good Place al que nuestra compañera Nuria Vidal le dedicó un post al que remitimos al final de este más que merecido homenaje a este actor cálido e imprescindible, un actor que forma parte de la historia de la ficción televisiva en la que ha participado de una manera camaleónica.

La verdad es que uno siente un poco de pena cuando ve que las andanzas de Michael, Janet y sus compañeros del cielo-infierno están ya en la recta final; pero también es cierto que anima mucho saber que Ted Danson participará en L.A.Mayor, un proyecto de Tina Fey y Robert Carlock (30 Rock, Unbreakable Kimmy Schmidt) escrito para él y producido por Universal Television. Merece la pena esperar porque, dado el equipo, seguro que la serie será una auténtica maravilla.

 

El 19 de septiembre de 2016 se estrenaba en el canal NBC la nueva comedia
El 11 de marzo de 2007, Canal + programaba la emisión de un documental titulado
De la Torre, Toni (coord.). La medicina en las series de televisión. Barcelona: Cuadernos de
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *