RIRCA

Representación Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

«The people vs O.J.Simpson»: primera temporada de «American Crime Story»

El 12 de junio de 1994, la policía de Los Ángeles acude a la escena de un doble crimen. En él encuentran brutalmente acuchillados a Nicole Brown y a Ronald Goldman, al tiempo que también se hallan distintas pruebas, especialmente sangre de las víctimas y del presunto asesino del que encontrarán un guante. El crimen y su investigación quizá hubieran pasado desapercibidos de no ser porque Nicole era la ex-esposa de un ídolo del fútbol americano y que éste se convirtió en el principal sospechoso del mismo. Su nombre: Orenthal James Simpson.

La acusación y posterior juicio de O.J.Simpson es el argumento central de la nueva serie creada por Ryan Murphy y Brad Falchuk para FX que lleva como subtítulo American Crime Story. Sí, decimos como subtítulo porque en esta nueva creación de nuestro tándem favorito de showrunners el peso dramático  recae en la premisa esencial (aparentemente el juicio que seguiremos las audiencias) que va a convertirse en una muestra más de la fuerte crítica a la cultura popular  norteamericana, una de las señas definidoras de las producciones de Murphy aunque esta vez los guiones tengan como base el libro de periodismo de investigación titulado The run of his life, the people vs O.J.Simpson de Jeffrey Toobin, y vengan firmados por Scott Alexander y Larry Karaszewski.

Y es que en The people vs O.J.Simpson, el seguimiento del juicio en sí mismo es lo de menos; de hecho, ya sabemos desde 1995 que el deportista fue absuelto y el episodio del guante ya forma parte del imaginario colectivo convertido casi en anécdota, tal como nos enseñan algunos episodios de The Simpsons, Saturday Night Live o Dexter. Por tanto, si no habéis visto la serie, no esperéis una típica serie de abogados y fiscales que se pelean por salvar o destrozar al acusado, American Crime Story es otra cosa.

El momento más conocido del juicio contra O.J. Simpson. La interpretación de Cuba Gooding Jr. tiene un fuerte componente de mostración

El piloto de la serie, magistralmente dirigido por el propio Murphy nos dará las claves de esta limited serie como se dice ahora: la conversión de una detención y un juicio en un espectáculo mediático nacional e internacional -incluso con repercusiones económicas y de absentismo laboral cifrado en más de 480 millones de dólares el día del veredicto- transmitido en directo por las cadenas televisivas que lo transformaron en el primer reality show de la contemporaneidad.  Los medios de comunicación y la imagen van a ser sistemáticamente reflejados en la serie y van a constituir uno de los motores de la construcción de los personajes: O.J. Simpson el ídolo deportista que goza del favor del público a pesar de su personalidad extremadamente violenta (Cuba Gooding Jr.), el abogado defensor Johnnie Cochran (Courtney B.Vance) que usará las cámaras para lanzar sus mensajes antiraciales como si de un telepredicador se tratara, el defenestrado abogado defensor Robert Shapiro (John Travolta) que se ve destronado mediáticamente y que recurrirá a los más arteros subterfugios con periodistas y editores, o, finalmente, la fiscal Marcia Clark (Sarah Paulson) quien se verá sometida a una cruel persecución por su imagen anticuada y árida contra la que pretenderá luchar al darse cuenta del circo en que se ha convertido el juicio. Un circo mediático al que se unirán ex-esposas, amantes, amigos… en el más puro estilo de los realities a los que nos tienen acostumbrados determinados programas de cadenas públicas y especialmente privadas. Los títulos los podéis poner vosotros mismos.

Marcia Clark y Christopher Darden encarnan los dos tipos de marginalidad que atraviesan la serie

Al aspecto de la incidencia social de los medios de comunicación se unirán dos líneas críticas que aún perduran en la actualidad: la marginación racial y la marginación de la mujer tanto en su aspecto laboral como, y de manera principal, en su consideración como víctima de la violencia de género y del patriarcado. La primera va a mostrar la utilización partidista y partidaria de la segregación racial  que   tendrá su reflejo en la lucha por la elección del jurado del que se presupone un voto absolutorio de la comunidad negra y uno condenatorio de los blancos así como en las distintas escenas en cada uno de los barrios, residenciales o marginales, de la ciudad que polarizan parcialmente estas dos opciones. El ayudante negro de la fiscal, Christopher Darden (Sterling K. Brown) va a ser el punto de unión de ambos posicionamientos. La segunda línea  va a ser, sin duda, más contundente.

Marcia Clark, una mujer en un mundo de hombres

Ya desde las primeras escenas la fiscal Marcia Clark va a referirse a la muerte de Nicole como un caso de violencia de género. Una tesis sustentada visualmente por un plano en el que una de las manifestantes ante la casa de O.J.Simpson alza una pancarta en la que leemos que el mayor número de muertes ocurridas en los Estados Unidos tienen como víctimas a las mujeres. Una violencia física a la que acompañará una violencia simbólica encarnada en Marcia: una madre divorciada que deberá compaginar  su vida privada con el peso de ser la única mujer en un mundo de hombres (ya sea la oficina del fiscal o en los tribunales) que se burlan de ella por su aspecto, a la que se persigue en los tabloides y a la que se pretenderá apartar a su condición más doméstica. Una reivindicación de la mujer que también es una constante en Murphy tal como vemos en todas las temporadas de American Horror Story -y de manera especial en Coven– o en Scream Queens. De hecho, O.J. Simpson va a ser retratado en la serie como un maltratatador y así lo confirmarán las posteriores condenas, esta vez reales -por agresión, secuestro, robo y otras lindezas-  que lo tienen en la cárcel desde 2007.

Todos estos aspectos justifican que nos refiriéramos a American Crime Story como subtítulo porque el crimen entendido como acción asesina no es lo más importante, la premisa  esencial es la existencia de  distintos tipos de acciones que pueden ser consideradas como agresoras desde un punto de vista social y eso es lo que destaca esta primera temporada y lo que parece que hará la segunda entrega que se rumorea centrada en el Huracán Katrina. Si es así, y vista la primera, la siguiente entrega será sin duda más que crítica.

Finalmente, si algo debemos destacar  de la serie que acaba de finalizar es la meticulosidad de la puesta en escena que combinará el estilo más puramente cinematográfico con el periodístico y su potentísima interpretación.

Sarah Paulson, Cuba Gooding Jr. y John Travolta

La elección de los actores no puede ser más acertada en una serie que se convierte en un duelo interpretativo escena a escena por una parte, y en la oportunidad de lucimiento individual por otra. Cada uno de los actores tendrá su momento: Cuba Gooding Jr. (al que no venero como actor) creará un tremendamente inestable O.J.Simpson que llega a creerse su propio personaje de ídolo intocable; David Schwimmer -el tierno Ross de Friends- encarnará a un vulnerable Robert Kardashian  -sin duda más conocidas son sus hijas-  que se debatirá entre la verdad y la amistad; el grandioso Travolta se enfrentará a su némesis-parte-del-equipo Courtney Vance quien construirá el personaje menos empático de la serie y así sucesivamente. Sobre todos ellos una inmensa Sarah Paulson quien en un alarde interpretativo diseñará una Marcia Clark frágil y reivindicativa al mismo tiempo; un alarde que debemos reconocer doblemente porque, al tiempo que se rodaba American Crime Story, estaba encarnando también al gran personaje de American Horror Story Hotel, Hypodermic Sally.

Sin duda, este ha sido el año de Ryan Murphy con tres series en emisión casi simultánea. ¿Mi orden de preferencia?: es difícil, pero Hotel ocupa, sin duda, el último lugar. Espero que todo este trabajo tenga  su  recompensa en los premios Emmy cuyas nominaciones serán hacia finales del verano. Y también espero que este sea el año del reconocimiento público del trabajo de Sarah Paulson. En cualquier caso, el visionado -si todavía no lo habéis hecho- de American Crime Story es obligado.

Después de (casi) tres meses en que los especiales de nuestro apartado de cine han
En nuestra sección de “Nombres Propios” de hoy vamos a dedicarle un modesto post a
¿Creíais que nos habíamos olvidado de los recaps de Mr. Robot?. ¡¡¡Para nada!!! Simplemente hemos
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025