RIRCA

Representación Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Un paranoico 4 de julio: “succ3ssor.p12” (recap 8)

Tal como vemos en el previously on, en el episodio de esta semana se recupera el personaje de Darlene como principal promotora de una Fsociety todavía parapetada en el apartamento de una Susan Jacobs todavía incomprensiblemente desaparecida en el que preparan un nuevo video viral. Es el 4 de julio, la fiesta nacional del país.

Dejando totalmente de lado la lucha contra las corporaciones económicas globales, el vídeo servirá para plantear el gran tema -y el tono también- del episodio: las operaciones encubiertas del gobierno para realizar barridos de vigilancia masiva e ilegal entre la población. Un tema que, como no podría ser de otro modo, recurrirá a los dos grandes iconos del activismo hacker ya convertidos en tópicos en el peor sentido del término: Julian Assange y Wikileaks por una parte, y Edward Snowden, por otra (cuya peripecia, convertida en película por Oliver Stone, veremos en las pantallas españolas en el próximo mes de octubre) tal como observamos en las imágenes por otra parte nada originales, de la filmación. Sin embargo, sí deseamos destacar un elemento de la misma que llama poderosamente la atención y es el de la desde nuestro punto de vista velada -o quizá no tan velada, quién sabe- referencia a una de las mejores películas de la historia, La règle du jeu de Jean Renoir de la que tomará no solo la fuerte crítica a los privilegios estamentales sino también la música que Renoir utilizara en la representación teatral organizada por el Marqués de la Chenyiest para sus invitados en la finca de la Colinière. Un recurso que ya pudimos ver anteriormente en la película fetiche de los hermanos Alderson, The Careful Massacre of the Bourgeoisie.

Como no podía ser de otro modo, el tema central del episodio llevará emparejada la creación de un estado de paranoia en todos los personajes del equipo de Darlene quienes creerán que ellos son uno de los millones de personas vigilados por el gobierno. Un planteamiento que muy hábilmente -debemos reconocerlo- engarzarán los guionistas de la serie con la trama policial encabezada por Dom Dipierro, un personaje que, afortunadamente, se vuelve a recuperar también  tras el bucle en el que había entrado la serie y que comentábamos en el recap de la semana pasada. Un personaje al que, dicho sea de paso, no se lo pondrán nada fácil sus superiores.

Unos paranoicos Mobley y Trenton en el metro

Sin embargo, lo más destacable del episodio, de un tono de difícil digestión para el espectador,  es el desarrollo de los personajes de Angela y, especialmente, de Darlene. Mientras la primera será acusada de traidora a sus principios, algo que ya hiciera su padre anteriormente, la segunda mostrará su lado más oscuro así como revelará sus motivos para continuar -¿o quizás iniciar?-  su lucha contra E-Corp y que, de nuevo, se centrarán en la figura del padre. Si la muerte del padre provoca en Elliot un estado de fragilidad mental y una pugna interior con su alter ego -o quizá la no aceptación de la pérdida con un constante estado de duelo- , Darlene va a tener una reacción fría y calculadora con la venganza personal como motor, una venganza que incluye el asesinato; algo que nos hace dudar de que su actividad como hacker se deba a una ideología tendente a la consecución de un mundo más justo para las clases oprimidas o simplemente sea un camino para conseguir sus objetivos, un camino en el que se está cruzando peligrosamente no solo la policía sino la Dark Army.

Sea como sea, las líneas desarrolladas en este episodio -quizá excesivamente tarde desde nuestro punto de vista-  nos devuelven parcialmente la tónica desarrollada por Mr. Robot en la primera temporada. Y también nos provocan un sentimiento bastante extraño que no es otro que el no echar de menos a Elliot durante los cincuenta minutos del episodio. Quizá el trayecto del personaje acabó ya en la temporada tras revelarnos que en realidad está en la cárcel. En cualquier caso, y tal como ya pronosticamos la semana pasada, los últimos episodios de la temporada nos mostrarán cuál es el camino de la serie, un camino que tiene muchos -quizá demasiados- altibajos.

Lo mejor: la recuperación de los personajes de Dom y Darlene así como del tono de la primera temporada.

Lo peor: los altibajos de la temporada en general.

Lo más destacable (y precupante):  que no echemos de menos a Elliot ni a su padre pero sí a Tyrell, un personaje que hubiera dado mucho juego. Aunque quizá nos sorprendan los guionistas y aparezca por arte de magia en los últimos episodios (eso nunca se sabe en Mr. Robot)

Después de 131 capítulos, Dragon Ball Super llega a su final. Un cierre sorpresivo, pues
Tras tres semanas sin que nuestros seguidores supieran de las andanzas de las Chanels y
Si los últimos episodios de Scream Queens han sido una locura (¡qué raro!), los episodios
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025