Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

El final de Black Sails, la mejor serie de piratas

Y así acabaron las aventuras de Long John Silver y el Capitán Flint, después de 4 temporadas donde hemos podido ver aventuras, violencia y un surtido de historias de amor. Lo cierto es que Black Sails no ha sido tratada como se debería ni por la crítica ni por el público y, seguramente, con el paso de los años se la comience a valorar como la gran serie que es. Después de una primera temporada algo más tibia, la ficción ha ido mejorando, capítulo tras capítulo, para llegar a esta gran conclusión, que no es otra que el preámbulo perfecto para la novela La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson.

Las claves del final:

  1. La relación entre Long John Silver y Flint llega a su límite, desatando el tan esperado conflicto entre ambos. Mady, la reina de los esclavos, se posiciona como el elemento discordante entre ambos y la guerra estalla. No obstante, como tan bien nos tiene acostumbrados Black Sails, las idas y venidas entre los piratas nos dejarán un desenlace sorprendente para los últimos minutos del capítulo. ¿Estamos siendo seducidos por otro de los relatos de Long John Silver o, en verdad, Flint encuentra a su antiguo amor? ¿Puede ser verdad que ambos terminen con vida? ¿Acaso Flint entierra al pirata y logra la tan ansiada paz? Esas son tan solo unas de las pocas preguntas que nos quedarán dando vueltas después de ver el episodio. Sin lugar a dudas, contar historias para confundir, engrandecer o sepultar personajes es uno de los valores de Black Sails, una serie construida sobre leyendas para engendrar otras nuevas. Todo puede ser cuando delante se encuentra el gran artista de la manipulación y la narración. ¡Bravo Long John Silver!
  2. El final para Jack Rackham y Anne Bonny ha sido de los más dulces, todos felices, en la medida de lo posible. Incluso con la restauración que se ha instaurado en Nassau, ambos marineros siguen ejerciendo sus labores de piratas, ahora bajo el amparo de la ley y el orden británico. El detalle del origen de la bandera pirata cierra el círculo de una de las parejas más carismáticas de la ficción.
  3. Max es otra de las grandes vencedoras de Black Sails. De esclava a prostituta y de regenta de prostíbulo a mandamás, la evolución del personaje ha sido meteórica, pero siempre con el mismo objetivo entre ceja y ceja: el gobierno de Nassau y el ascenso social. La mujer de las traiciones y conspiraciones es otra de las vencedoras de la serie.
  4. El Capitán Rogers es el gran perdedor de la última temporada. Acorralado por los piratas, incluso con ayuda de los españoles, tocó fondo tras la muerte de su amada Eleanor. Poco más se le podía pedir a uno de los mas detestados personajes de toda la serie, que ya había tocado tope con su participación en la tortura a Barbanegra. Uno de los peores momentos de la cuarta temporada por su crudeza y crueldad.
  5. Billy se convierte en ese personaje que todos esperábamos que fuera para comprender el inicio de La isla de tesoro. Billy crea a Long John Silver y por él es destruido. Justicia poética para un personaje que cambia de bando al final y que vivirá atormentado por los fantasmas del pasado, después de su esperado combate contra Flint.

 5,025 total views,  3 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.