RIRCA

Representación Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

‘Fear The Walking Dead’: arranque de impacto (Recap. 01-03 T3)

El pasado junio arrancaba la tercera temporada de Fear The Walking Dead con la sombra de unas audiencias que han ido progresivamente abandonando la serie pese a su prometedor inicio (diez millones de espectadores en el capítulo piloto frente a apenas tres en el último de la segunda temporada). La segunda temporada nos había dejado un regusto agridulce. Vimos episodios de una dirección espléndida (Grotesque, el octavo), pero en general, las incongruencias, lo flojo de algunas tramas, y lo zozobrante de la psicología de los personajes hacía no ser demasiado halagüeño para la tercera temporada.

La temporada arrancaba justo donde había terminado la primera, con un doble episodio que prometía una sorpresa considerable. En el primer episodio, las dos tramas que habían concluido por separado en la segunda temporada vuelven a unirse: sabemos que la familia de Travis (Madison y Alicia por un lado, y Nick y Luciana por otro) vuelven a coincidir al encontrarse capturados por la misma milicia. En su campamento, Alicia y Madison son separadas, pero el destino de Nick y Travis parece estar sellado: algunos de los soldados, entre ellos su líder Troy, matan a sus prisioneros para comprobar cuánto tiempo tardan en convertirse en zombis. Hay que recordar que, al igual que en la serie madre The Walking Dead, todos los supervivientes están infectados y al morir se convierten en zombis, sin importar si su muerte fue por la mordedura de uno de ellos. Aquí vuelve a plantearse la humanidad de los captores en lo que parece un pequeño homenaje al clásico Day of the Dead de George Romero.

Travis, Luciana y Nick intentan escapar, pero Travis es recapturado y enfrentado a un hoyo donde los soldados “juegan” con los zombis, pero aquel consigue deshacerse de ellos, con lo que consigue de nuevo reunir a su familia. Pero finalmente, a causa de un descuido, el complejo militar es invadido por los zombis, y en la confusión de la refriega, junto con algunos soldados y a su líder Troy, Travis, Luciana y Alicia consiguen escapar en helicóptero, mientras que Nick y Madison lo hacen en jeep.

Pero en esa huida, alguien abate el helicóptero, hiriendo directamente a Travis. Los tripulantes supervivientes, Luciana, Alicia y Jake, el hermano de Troy, se apresuran a reunirse con éste en el rancho. Descubrimos entonces la colonia fundada por Jeremiah Otto, un rancho autoabastecido y defendido por una milicia armada, donde a pesar de no ser muy bienvenidos, Madison y sus hijos optan por quedarse.

Más tarde, en el arranque del tercer episodio, sabremos que el rancho de Otto fue puesto en marcha como un dispositivo más de la “paranoia del fin del mundo”, esa obsesión de un sector norteamericano por abastecerse de armas y comida y tener un refugio preparado para cuando llegara el apocalipsis.

Estos primeros tres episodios vienen marcados, sobre todo, por la muerte de Travis. El que fuera uno de los personajes más importantes de las dos primeras temporadas es aquí eliminado sin contemplaciones como gancho para el inicio de la temporada. Al haber concluido su enfrentamiento con su hijo Chris, parece que los guionistas no encuentran motivos para mantenerlo. De esta manera, toda la familia de Travis (su primera esposa, su hijo y ahora él) ha fallecido y el protagonismo para a ser exclusivo de la de Madison. La temporada también tendrá otro pequeño reguero de trama, que es el de Strand, pero al que apenas se le dedica tiempo en estas tres primeras entregas.

La situación en el rancho parece rememorar a la del Gobernador y su pueblecito en The Walking Dead, aunque aquí no es el conflicto megalomaníaco de aquel. En este caso, tenemos a Jeremiah Otto y a sus dos hijos, Troy y Jake, muy diferentes entre ellos. Jeremiah no es un tirano loco como el Gobernador, sino que su liderazgo se apoya en los valores tradicionales norteamericanos. Con todo, intuimos que hay algo oculto en el rancho, y los personajes pronto se dividirán en los que quieren marcharse y los que prefieren permanecer.

Aun con la sorprendente muerte mencionada, seguimos pensando que la serie no tiene un timón claro, como podremos comprobar en los próximos recaps.

Dentro del género de zombis, a su vez, subgénero del cine de terror, podríamos encontrar
No hay como utilizar el nombre de una película conocida para captar la atención de
Night of the Living Dead, Dawn of the Dead y Day of the Dead constituyeron

Filólogo, profesor en Secundaria, lector todoterreno, melómano impenitente, guionista del cómic ‘El joven Lovecraft’; bloguero desde 2001, divulgador y crítico de cómic en diversos medios (Ultima Hora, Papel en Blanco, etc.); investigador de medios audiovisuales y productos de la cultura de masas en RIRCA; miembro de la ACDC España.

 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025