RIRCA

Representación Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

‘Fear The Walking Dead’: nosotros somos los muertos (Recap. 8-10 T2)

‘Fear The Walking Dead’ reiniciaba a finales de agosto su emisión para completar su segunda temporada. Con tres episodios nuevos hasta el momento, la trama se ha complicado y diversificado. Veamos qué han dado de sí.

La primera parte de esta temporada terminaba con un episodio de mucha tensión en la granja mexicano donde Victor Strand había conducido al grupo. Tras la muerte de la pareja de Strand, los acontecimientos se precipitan. En la granja parecen tener un tipo de relación diferente con los muertos: de la misma manera que la muerte es un elemento muy común en la cultura mexicana, en la granja parecen aceptar de alguna manera a estos muertos. Daniel, junto con su hija, intenta escapar de la granja, pero al agredir a uno de los guardianes, es encerrado. Allí empieza a tener delirios fruto del agotamiento, donde ve a su mujer y conocemos, de paso, un poco más de su pasado. Mientras tanto, la deriva emocional de Chris sigue en aumento. Es el caso contrario de Nick, cuyo personaje cada vez cobra más interés y parece entender mejor los razonamientos de los habitantes de la granja.

Finalmente, cuando Daniel prende fuego a la bodega donde estaba retenido, el final se precipita: en el tumulto, los personajes se separan: una separación que no es sólo física sino también psicológica: por una parte, Chris y su padre, incapaces de volver, por el momento, con Madison y el resto de la familia, hasta que Travis entienda que le ocurre a su hijo. Por otra parte, el distanciamiento cada vez mayor de Nick con su madre, que aquí se escenifica cuando decide abandonar el grupo e ir por su cuenta.

Esta nueva tanda se inicia con el que sea quizá, el episodio más interesante de toda la temporada y de la serie. Grotesque (S02E08) sigue los pasos de Nick, que, tras descubrir el secreto de caminar entre los muertos, decide proseguir su propio camino. Nick ha ido progresivamente empatizando con los muertos, caminando con ellos, reclamando (hasta cierto punto) sus derechos, alineándose con los habitantes de la granja, tachando de “monstruos” al propio grupo de Madison y compañía. En el deterioro físico de Nick cruzando el desierto, siendo vapuleado por otros supervivientes, obligado a comer vísceras de animales o de su propia orina, vemos su peculiar transformación en muerto viviente. O no exactamente: pero es el punto medio, el puente que une ambos entes, ser humano y zombi. Nick es el nuevo hombre. Es la vuelta de la tortilla. Con su cada vez más maltrecho estado, caminando junto a la horda de zombis errantes por el desierto, los guionistas consiguen un memorable acierto: las fronteras entre ser humano y zombi se han difuminado, sólo queda un único ser sintiente buscando sobrevivir. Es un magnífico desarrollo de la idea que George A. Romero ha ido tejiendo en su saga “… of the Dead”.

A partir de los sucesos de la granja, tenemos al grupo disgregado en tres. En el siguiente episodio, Los Muertos (S02E09) seguimos a Nick, que ha llegado hasta un refugio de supervivientes en Tijuana. Allí la relación con los zombis es también peculiar: viven en una aldea fortificada cuyo medio de seguridad son los propios zombis: lo que ellos llaman “el Muro”. A este Muro se sacrifican los más débiles o moribundos como beneficio del resto del grupo. Nick acompañará a Luciana a cerrar un negocio con unos narcotraficantes, que ahora son los nuevos terratenientes de la zona. Al mismo tiempo, sabemos qué ha sido de Madison, Victor y Alicia, que, tras perder la embarcación de Strand, deciden seguir hacia el norte y allí encuentran un hotel abandonado. En la neblina alcohólica en la que se enredan Madison y Victor, el revuelo que montan les hace caer en una trampa mortal.

En Do Not Disturb (S02E10), la acción se centra en esta trama y se abre la que nos quedaba por conocer: qué había sido de Travis y Cliff. Padre e hijo siguen su huida a pie, a pesar de que Travis está malherido, y consiguen robar algo de comida a un grupo de estudiantes. Estos terminan por darles caza y ambos grupos siguen juntos a pesar de las reticencias de Travis, que ve en ellos una sombra de duda. La desconfianza invita a sospechar al lector, como en decenas de encuentros como éste que hemos visto en la serie madre, The Walking Dead. Sin embargo, siguiendo la caída en desgracia moral de Chris, comprobaremos que estos chicos no son la primera amenaza. Cuando el grupo llega a una granja, son sorprendidos por su propietario, y Chris, ante su padre, lo mata a sangre fría. Se produce entonces un memorable desencuentro entre progrenitor e hijo: Travis ya no está seguro de quién es el desconocido aquí: si el grupo de jóvenes o su hijo. Mientras tanto, en el hotel, conocemos la historia de qué ocurrió antes del desastre con un flashback a principio del episodio, y a Elena, encargada del hotel responsable de encerrar a todos los invitados de una boda cuando en ese momentos empezaba la infección. Elena sigue en el hotel, casi agarrándose a él como él unico vestigio de cordura que le queda, mientras aún quedan algunos supervivientes de esta nueva boda roja que buscan venganza.

En esta reentré de FTWD lo que más llama la atención es el desplazamiento de la atención sobre Nick y Chris. Como ya hemos explicado, ambos se alejan de su grupo familiar, pero por motivos diferentes. Mientras Nick parece haber entendido las reglas del juego y ve a los zombis como la representación de un nuevo orden (de ahí su interés por parecer uno de ellos) en el que prima la coolaboración y el trabajo en equipo (¿el zombi walk de las hordas del desierto deviene así en metáfora?), Chris representa el viejo orden: la supervivencia del más fuerte, la imposición por las armas, el “ser peligroso”, la intimidación como forma de prevalencia. Una dicotomía que puede dar reflexiones muy interesantes si sigue siendo profundizada en los siguientes capítulos.

Dentro del género de zombis, a su vez, subgénero del cine de terror, podríamos encontrar
No hay como utilizar el nombre de una película conocida para captar la atención de
Night of the Living Dead, Dawn of the Dead y Day of the Dead constituyeron

Filólogo, profesor en Secundaria, lector todoterreno, melómano impenitente, guionista del cómic ‘El joven Lovecraft’; bloguero desde 2001, divulgador y crítico de cómic en diversos medios (Ultima Hora, Papel en Blanco, etc.); investigador de medios audiovisuales y productos de la cultura de masas en RIRCA; miembro de la ACDC España.

 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

One thought on “‘Fear The Walking Dead’: nosotros somos los muertos (Recap. 8-10 T2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025