Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

5 razones para ver la cuarta temporada de «Fargo» (FX, 2014-)

Desde que Noah Hawley, en 2014, decidió llevar a la televisión la serie Fargo han sido ya cuatro temporadas autoconclusivas en las que el showrunner de series como Legión (2017-2019) y The unusuals (2009) ha conseguido dejarnos con un buen sabor de boca al reinventar y renovar el universo ficticio y cinematográfico que los hermanos Joel y Ethan Coen llevaron a la gran pantalla en 1996 con el mismo nombre que la serie que le rinde tributo.

La última temporada, estrenada el pasado año, nos lleva a la Missouri de los años cincuenta, dejando de lado uno de los elementos clave del resto de las temporadas: el paraje nevado tan característico de la ciudad de Fargo. Pese a que ello haya podido suscitar unas cuantas quejas, esta nueva temporada lleva consigo varias claves y motivos que la hacen imprescindible:

La mafia afroamericana (superior) y la italoamericana (inferior) están al borde de una guerra entre familias por el control de la ciudad

1. Una historia de violencia, mafias y equívocos. No hace falta decir que la violencia explícita y el humor negro ya es canon en el universo de Fargo. Los personajes de la película y de las temporadas anteriores ya se movían por el mundo del crimen o, por circunstancias del destino, acababan involucrándose en él; recordemos la ley de Murphy que tanto le gusta a los Coen. Esta nueva entrega no iba a ser menos. El epicentro de la violencia y el delito lo marca la rivalidad entre las dos mafias que tienen repartidos todos los negocios de la ciudad. Una de ellas de origen italiano y la otra de origen afroamericano. Ambas sufridoras del despreció y el racismo (sobre todo la segunda) de aquellos que se consideran nativos «arios» del continente americano. Los primeros minutos de la serie nos contextualizan el pasado de la ciudad para poder entender un presente marcado por la sangre y la muerte de distintas bandas organizadas que tuvieron en sus manos el control de la ciudad. De judíos, a irlandeses, a italianos, a afroamericanos, la ciudad de Missouri se nos muestra como un lugar en el que se respiran aires de violencia, resentimiento y traición. La familia italoamericana tiene el control de la mayor parte de los negocios y la familia rival no tiene más que resignarse, pues un pacto mantiene sellada su furia: cada familia intercambia uno de los progenitores del capo con tal de establecer una especie de paz, una tregua.

En este hábitat convulso, también seguiremos la historia de un matrimonio que lleva una funeraria cuya hija se convierte en una de las protagonistas más perspicaces de la serie, pues sobrevivir en ese mundo de lobos no es fácil. Una enfermera que se dedica a asesinar a sus pacientes, un policía tartamudo comprado por la mafia, un sheriffs que parece sacado de alguna especie de serie paródica sureña, dos mujeres criminales e incluso fantasmas del pasado serán otros de los personajes que se suman a esta historia.

Jessie Buckley (izquierda) y E’myri Crutchfield (derecha) interpretan a dos mujeres duras e impasibles. Una despiadada, la otra justa e inocente

2. Personajes únicos, actores a la altura. Como ya vemos, esta nueva historia cuenta con muchas tramas cruzadas en las que las vidas de muchos personajes estrambóticos acaban conduciendo a un único destino en común. En esta temporada no tendremos a ningún maravilloso Billy Bob Thorton, a quien no podemos olvidar desde la primera temporada, pero, no obstante, cuenta con un reparto de lujo. Actrices como Jessie Buckley y E’myri Crutchfield, y actores como Chris Rock, Jason Schartzman y Jack Huston son varios nombres del brillante elenco que consigue dar vida a los tan histriónicos personajes de la serie.

3. Puesta en cuadro, puesta en serie y puesta en escena. Tal historia y tales personalidades no se sustentan por sí mismos. El equipo de detrás de las cámaras realiza un muy buen trabajo en todos los sentidos. En cuanto a la puesta en escena, la caracterización de los espacios y personajes consigue transportarnos a los años cincuenta y a ese cine de gangsters clásico distinguido por abrigos largos, sombreros y los cadillac del 1949 desde los que disparaban los sicarios a la banda rival. La dirección orquesta notablemente todos esos elementos. Junto al director de fotografía, nos da planos y episodios apabullantes; destacando uno de ellos rodado (casi en su totalidad) en un blanco y negro propio del noir. Como guinda final: un montaje que se luce en los momentos más tensos de la serie. Cuando el ambiente no puede estar más tenso, la situación se relaja y en cuanto lo ha hecho, vuelve la tensión y explota sorprendiendo al espectador con lo inesperado. A esto juega bastante esta temporada de Fargo.

Uno de los capítulos de la serie está rodado en completo blanco y negro, remitiendo al cine clásico de gangsters

4. Violencia al ritmo de jazz. Como ya es normal en la serie. La música es otro de sus aspectos más notables y en esta temporada no iba a ser menos. Jeff Russo compone la banda sonora y la acompaña de grandes piezas del folk y jazz de la época (al que uno de los personajes está tan enganchado) dándonos el placer de ver los tejemanejes de los personajes a la vez que escuchamos a grandes del género como Duke Ellington, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Roger Miller o Johnny Cash.

5. Universo conectado. A lo largo de las temporada, los fans más atentos han podido percibir conexiones más o menos notorias y confirmadas entre las diferentes entregas de la serie. Al final del último capítulo se revela la gran conexión de esta temporada con las otras, pero hay otros detalles que también ayudan a los fans a hilar un hilo que cruza por toda la serie.

Ya acabada la temporada solo nos queda esperar ver qué nos traerá de nuevo y con qué nos sorprenderá Noah Hawley. Hasta entonces tenemos cuatro antologías que nunca están de más revisar para redescubrir secretos y conexiones entre ellas o tan solo disfrutar de una de las series más interesantes del siglo.

 735 total views,  2 views today

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *