RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Esto es la revolución: The Hunger Games. Catching Fire

“Toda revolución comienza con una chispa” dice el eslogan de la segunda película de la saga The Hunger Games. Si hace unos días (re)visitábamos la primera de las entregas de la trilogía, a punto de llegar a los cines la última de las películas queremos seguir recordando las obras anteriores. Hoy nos detendremos en la segunda: The Hunger Games. Catching Fire, estrenada en 2013 y dirigida por Francis Lawrence, un filme que batió todos los récords de taquilla y cuya recaudación superó en más del doble la obtenida por la primera película.

En la segunda de las entregas volvemos a encontrarnos a Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) y Peeta Mellark (Josh Hutcherson) que, de forma sorprendente, han logrado superar juntos el reto de los septuagésimo cuartos juegos del hambre, a cambio de algunas imposiciones, como fingir una relación sentimental. El presiente Snow, obsesionado con destruir a la heroína y preocupado también por las crecientes revueltas en muchos de los distritos, organizará ahora el Vasallaje de los Veinticinco, una edición especial de los juegos a la que deben acudir hombres y mujeres que habían ganado en ediciones anteriores, lo que obligará a Katniss a volver al horror.

En efecto, la protagonista de la saga y su compañero Peeta, estarán obligados a luchar una vez más por su propia vida. Y lo harán, no ya contra jóvenes adolescentes, sino contra hombres y mujeres de diversas edades. En esta ocasión, la arena adopta la forma de un gigantesco reloj. Las secciones del reloj marcan las horas y, con cada una de ellas, cambia el escenario y también los peligros a los que deben enfrentarse.

Esta segunda película es más dramática y comprometida socialmente que la anterior, tal y como sucede en las novelas. En ella, Katniss aparece con mayor profundidad emocional y política. Tras superar el horror de los primeros juegos, y sometida por el control de un Snow que se revela como su principal enemigo, la protagonista asiste aquí al final de la ingenuidad y de las decisiones que otras personas toman por ella: debe resolver si quiere someterse al terror o, por el contrario, rebelarse ante él. Como consecuencia, la película no sólo es mucho más madura sino también más oscura. Si en la primera película conocíamos a una novata y bastante ingenua Katniss, aquí aparece como un personaje mucho más redondo que nos permite adentrarnos mucho más en su psicología y sus sentimientos. El inicio del filme nos enseña a la ganadora, atormentada por lo que ha tenido que vivir, angustiada ante la tiranía del Capitolio y la manipulación televisiva. Consciente de que el poder está utilizando la violencia y el miedo para reprimir a la población, no parece quedar lugar para la esperanza.

the-hunger-games-catching-fire-glossy-images-02-578x433

En esta segunda entrega, la ambientación merced a una estupenda fotografía y espectaculares efectos especiales –la inversión económica fue muy superior–, consigue volver a sorprender y el equilibrio entre las secuencias emotivas y las de acción es acertado. En esta ocasión, la combinación entre ciencia-ficción y lucha social será un nuevo éxito.

Las lecturas críticas que ya hemos señalado en la anterior entrada dedicada a The Hunger Games se multiplican en esta segunda película. La crítica expresa a las desigualdades económicas, sociales y tecnológicas; el debate sobre el binomio opresor/oprimido; el juicio sobre el control y manipulación de los medios de comunicación; la banalización y espectacularización de la violencia junto a audiencias acríticas y públicos alienados; el papel de la mercadotecnia, la existencia de una sociedad con cada vez mayor avance tecnológico y mayor degradación de las condiciones de vida o el embrutecimiento ante cuestiones éticas y morales son temas que, aunque en las novelas y películas puedan parecer poco profundos para públicos adultos, sin duda obedecen a un deseo de juicio crítico, de preocupación, no ya por lo que puede suceder en sociedades futuras, sino por lo que ya ocurre en la actual.

¡Que dé comienzo la 74ª edición de los Juegos del Hambre! Esta frase –y todo
He de admitir que no soy una ferviente seguidora del trabajo de David O. Russell.
Los miércoles por la noche, a eso de casi las once, algunas –no tanto algunos-
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

2 thoughts on “Esto es la revolución: The Hunger Games. Catching Fire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025