RIRCA

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

La política y el hombre detrás de ella: «John Adams» (HBO, 2008)

Del 16 de marzo al 27 de abril del 2008, el canal estadounidense HBO emitía una de las miniseries más exitosas de la cadena hasta el momento: John Adams. Como su propio nombre indica, la serie tendrá como eje argumental 57 años de la vida profesional y personal del segundo presidente de la historia de los Estados Unidos, John Adams, así como su rol en la fundación del país. Con guión de Kirk Ellis – basado en el libro con el mismo nombre John Adams del autor ganador del Premio Pulitzer, David McCullough – y dirigida por el cineasta británico Tom Hooper – ganador del Oscar por The King’s Speech (2010) -, John Adams cuenta con 4 Globos de Oro y 13 Premios Emmy (incluídos Mejor Miniserie, Actor, Actriz y Actor Secundario) lo que la convierte en la miniserie con más Emmys de la historia de la televisión.

A través de cada una de las siete partes de las que consta la miniserie, el espectador asistirá a hechos importantes de la historia de Estados Unidos y momentos clave de la vida de John Adams. Cada episodio se centrará, de manera cronológica, en un suceso histórico relevante y sequirá su propia narrativa interna, a pesar de la coherencia entre los 7 capítulos dentro de toda la trama y la relación de los personajes. Así, asisteremos a la Masacre de Boston el 5 de marzo de 1770 y al comienzo de la Revolución Americana con el famoso altercado del Motín del Té en Join or Die (episodio 1); al Segundo Congreso Continental y a la firma del Tratado de Independencia en Independence (episodio 2); la búsqueda de aliados en Francia y la inminente Revolución Francesa en Don’t Tread on Me (episodio 3); la investidura de George Washington como primer Presidente y de John Adams como Vicepresidente en Reunion (episodio 4); su proclamación como segundo Presidente de Estados Unidos en Unite or Die (episodio 5); su recorrido como Presidente en Unnecesary War (episodio 6); y, finalmente, su retiro y muerte en el último episodio, Peacefield.

nananight2015-08-25-16h33m13s149
Imagen del quinto episodio, Unite or Die

Sin embargo, a parte de que la naturaleza de la trama esté enfocada a convertirse en un biopic histórico, John Adams va más allá. Se plantea un retrato íntimo y humano del personaje de John Adams – al que le da vida un espléndido Paul Giamatti donde se nos muestran sus pensamientos, sus preocupaciones, su soledad y su agotamiento. Veremos las transfromaciones emocionales y físicas de John Adams y su mujer, Abigail Adams, seguiremos al matromomio desde que son treitañeros hasta sus muertes a sus 80 años.  En definitiva, vemos al hombre detrás de la política, donde lo más interesante reside en lo que sucede cuando está dentro de su pequeña casa en la campiña que cuando se encuetra en el Congreso.

El planteamiento de la relación entre John y Abigail Adams – brillantemente interpretada por Laura Linney, que interpreta el papel de su carrera, en mi opinión – es lo más cautivador de la serie. Abigail Adams se muestra como una mujer muy avanzada a su tiempo, inteligente, de una fortaleza extrema e implicada en los asuntos de su país, hasta el punto de que se convierte en una figura indispensable en la carrera de su marido y en una especie de «Pepito Grillo». La simbiosis entre ambos personajes es el eje central de la subtrama personal del guión – al puro estilo de los Underwood en House of Cards, pero sin manipulaciones y muertes de por medio – donde la dependencia de John hacia su esposa es más que evidente.

En ese momento, se verificará que la complejidad del personaje de Abigail Adams es mucho más profunda que la de su marido. La serie combinará de manera brillante el drama personal del matrimonio con los conflictos políticos del momento. Mientras John tendrá la dura tarea de viajar por todo el país y transladarse a Francia por asuntos diplomáticos, los que le harán estar fuera de casa durante casi una década; Abigail se quedará en la campiña de Filadelfia con sus hijos y sufrirá los conflictos internos del país en primera persona.

De hecho en el segundo episodio (Independence) cuando John y Abigail contemplan desde lo alto de una colina el desembarco de naves inglesas en el puerto de Boston, Abigail replica a la frase de John «No se trata de hombres y mujeres. Se trata de política» diciendo: «¿Política? ¿Y las mujeres no sufrimos la política, John Adams? Cuando voy a la alacena y no hay café, ni azúcar, ni pan, ni carne, ¿no vivo la política? Esta guerra afecta al pueblo que TU Congreso trata con el mismo desprecio que el Rey Jorge muestra por la gente de Boston. Sí, y me refiero a las mujeres.«

abigail
Laura Linney como Abigail Adams, el mejor papel de su carrera hasta la fecha

Rodada en el tiempo de 110 días entre Virginia y Hungría, la estética de la miniserie hará de John Adams uno de los productos más sugestivas e innovadores de la televisión. Dirigida por Tom Hooper – cineasta responsable de films como Damned United (2009), The King’s Speech (2010), Les Misérables (2012) y la cinta The Danish Girl, que se estrena a finales de este año – muestra un estilo muy peculiar para tratarse de una producción histórica.

A pesar de que Hooper no es santo de mi devoción como director, hay que admitir que su estilo tan característico es un gran acierto en el caso de John Adams. El uso de cámara en mano pegándose a los personajes en planos muy cerrados y utilizando objetivos angulares que deforman y amplian las imágenes, hacen que se potencien las emociones en cada uno de los planos y se emfatice la intímidad de la acción y los diálogos.

Otro de los grandes aciertos es la utlización del llamado «deutsch angle» (traducido como plano holandés al castellano), una técnica empleada para causar una sensación de inestabilidad en una situación o en el personalida de un individuo muy empleado en films de género como el thriller y el terror. Esta técnica fotográfica consiste en la inclinación del ángulo de la cámara entre 25-45º, lo que ocasiona el desnivel de la linea del horizonte en diagonal y se tiene que contraponer con una la verticalidad de los personajes. La sofisticación de este sistema junto con el planteamiento donde los personajes se encuentran enclaustrados en los bordes de los planos para expresar tensión y opresión y una iluminación naturalista es la combinación perfecta para las intenciones de la serie.

plano holandes
Ejemplo de plano holandés en John Adams, un estilo particular de filmar y narrar

A parte de contar con unos fantásticos Paul Giamatti y Laura Linney como John y Abigail Adams, por la serie desfilan una cantidad enorme de intérpretes. Nos encontramos a nombres como Tom Wilkinson, Stephen Dillane y David Morse, que interpretan a Benjamin Franklin, Thomas Jefferson y George Washington, respectivamente; Rufus Sewell, Justin Theroux y Zeljko Ivanek, que serán Alexander Hamilton, John Hancock y John Dickinson, padres de la Independencia; Danny Huston, que dará vida a Samuel Adams, primo de John Adams; Tom Hollander en el papel del Rey Jorge III; o, Sarah Polley y Mamie Gummer como Abigail y Sally, hijas de Adams. Uno de los sellos de identidad de su director, quien ya nos tiene acostrumbrados a disponer de repartos de lujo en sus producciones.

Aunque parezca mentira, John Adams es una de las series más innovadoras a nivel técnico. Fue de las  producciones televisivas pioneras en utilizar efectos digitales para crear los decorados. La combinación del equipo de efectos supervisados por Erik Henry y el equipo de la diseñadora de producción Gemma Jackson crean una atmosfera única donde se añadieron los edificios y personajes en movimiento en las escenas de multitudes digitalmente tras filmar sobre croma verde. A pesar de que no son perceptibles los efectos digitales debido al formato televisivo, otras series como Boardwalk Empire, Penny Dreadful, Game of Thrones o Orphan Black, por decir algunos ekemplos, también usan estas técnicas.

encuadre
John y Abigail en sus úlitmos días en el episodio Peacefield

True Detective, Sex & the City, The Newsroom, Game of Thrones, Togetherness, The Wire, The Sopranos, Rome, Girls, Big Love, Boardwalk Empire… son unos pocos ejemplos de los magníficos productos televisivos que la cadena HBO nos ha dejado durante las últimas dos décadas. Pero, también han sido muchas la TV movies y miniseries producidas por la cadena de una altísima calidad narrativa, técnica e interpretativa, protagonizadas por estrellas de la gran pantalla y dirigidas/producidas por grandes nombres del cine como Tom Hanks, Spielberg, Scorsese o Soderbergh. Sino, recordad películas como Game Change, Recount, Temple Grandin, Bessie, Hemingway & Gellhorn, Behind the Candelabra, The Normal Heart o Grey Gardens; o miniseries como Band of Brothers, Ganeration Kill, Olive Kitteridge y las autéticas obras maestras Mildred Pierce y Angels in America, dirigidas por Todd Haynes y Mike Nichols. Por algo, el eslogan de la cadena es «It’s not TV. It’s HBO«.

A pesar de las críticas recibidas por ciertos entendidos, sobretodo en lo que hace referencia a la veracidad de los hechos narrados, los supuestos «gazapos históricos» que aparecen en la serie – cosa que es inevitable en este tipos de producciones históricas – y la dudosa elección de Giamatti como Adams (haters gonna hate…), John Adams, sin duda, se une a Mildred Pierce y Angels in America en el Olimpo de las miniseries HBO.

Del 2 de abril al 24 de septiembre de 1996 se emitiría en la televisión
Hoy toca hablar de Pulp Fiction. ¿Qué se puede decir de esta película que no
Pantalla en negro. Productores. Sonido de platos y tazas. Un leve murmullo. Una voz se
 

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notice: Undefined index: sab_desc_style in /customers/1/a/4/rirca.es/httpd.www/wp-content/plugins/simple-author-box/inc/class-simple-author-box-helper.php on line 1025